Temas Especiales

27 de May de 2020

Mundo

Referéndum escocés

La gran preocupación del gobierno y la corona inglesa es grande. Uno de los principales territorios del ‘Reino’ Unido, con 5 millones de...

La gran preocupación del gobierno y la corona inglesa es grande. Uno de los principales territorios del ‘Reino’ Unido, con 5 millones de habitantes, que, desde siempre, ha deseado y luchado por su independencia de este imperio, está apunto de lograr esta aspiración del pueblo originario escocés y sacudirse al fin del dominio de una corona, que los ha despojado de sus tierras y riquezas por las que han sufrido y derramado tanta sangre.

El primer Ministro D. Cameron, llegó a un acuerdo con el líder nacionalista escocés Alex Salmond, para celebrar un referéndum en 2014 que pondría fin a una forzada unión de 3 Siglos. Las riquezas petroleras, de gas y pesca, además del asiento de una poderosa flota nuclear en este territorio, son parte de lo que el imperio no quiere perder, junto con otras repercusiones económicas y geopolíticas que esta independencia generaría a este ‘reino’ y a otros de Europa. Mientras esta fecha llega, el gobierno hará lo imposible para que Escocia siga bajo su dominio. Esta situación tendría que ver con las 10 colonias inglesas alrededor del mundo, incluyendo la forzada y temeraria implantación de ciudadanos ingleses en las Islas Malvinas, territorios, todos los cuales, tendrían que asumir y empezar a producir para llenar el vacío de Escocia y un poco más. He aquí una poderosa razón por la que, sin razón ni derecho, Inglaterra aupa la celebración de un ‘referéndum’ en las Islas Malvinas, que celebrarían los ciudadanos de su país, auspiciados, impulsados, respaldados y financiados por ellos para permanecer en territorio de la plataforma continental Argentina y suramericana, habiendo desalojado a los legítimos y originarios pobladores argentinos. Es una actitud descabellada como absurda a la luz del derecho y la legitimidad, por lo cual se niegan a cumplir con los llamados de la ONU de sentarse a negociar, civilizadamente, prefiriendo la intimidación y la amenaza a la paz suramericana con su flota nuclear. Cameron y las roscas del poder inglés, así como los miembros de la Unión Europea, como probablemente EEUU y Canadá, tienen razones para que este intento de separación escocesa no se dé, porque, a la vez, es un mal ejemplo para otros procesos independentistas…. El día para ese referéndum es el día de la batalla de Bannocburn que ganaron los escoceses. Ese día retumbará con más fuerza el grito permanente de LIBERTAD del líder escocés William Wallace, que seguramente, hoy, lucharía al lado de los argentinos por las Islas Malvinas contra el imperio que lo asesinó por defender la tierra y la gente de su amada Escocia.

MUNDO EN MARCHA