25 de Sep de 2022

Mundo

Cae la derecha de Silvio Berlusconi

ITALIA. El partido de Silvio Berlusconi sufrió una derrota histórica en la región de Sicilia, bastión de la derecha, y contra todos los ...

ITALIA. El partido de Silvio Berlusconi sufrió una derrota histórica en la región de Sicilia, bastión de la derecha, y contra todos los pronósticos eligió como gobernador al candidato de izquierda, gay declarado y emblema antimafia, mientras el movimiento antisistema ‘Cinco estrellas’, tuvo un resultado espectacular.

Con más de la mitad de los votos escrutados (1,676,000 sufragios de un total de 2,2 millones de votantes), el candidato de izquierda Rosario Crocetta obtuvo 30,87%, frente al candidato de Berlusconi, Sebastiano Musumeci 24,9%.

El movimiento ‘Cinco estrellas’ del ex cómico Beppe Grillo, avanzó al 18,01% de los sufragios, según los resultados parciales.

‘Es la primera vez que un candidato de izquierda es elegido a la presidencia regional y que gana un candidato antimafia.

Esto me parece verdaderamente una cita con la historia, no solo un resultado electoral’, declaró Crocetta.

LA IZQUIERDA

Crocetta, vice-presidente de la Comisión Especial Antimafia (Crim) de la Unión Europea, ha militado siempre en movimientos de izquierda y se alió para la gobernación con los centristas de Casini.

Las elecciones sicilianas son consideradas como un test nacional frente a las elecciones legislativas previstas para la primavera. Berlusconi podría registrar una derrota legendaria.

El malestar de los electores sicilianos resultó evidente tras la divulgación de la tasa de participación en los comicios: el 47,42%, o sea 2,2 millones de electores de los 4,5 millones convocados a las urnas.

Resultados en caída libre con relación a las anteriores elecciones regionales, en 2008, donde la participación fue de 66,68%.

Estas elecciones anticipadas en Sicilia fueron provocadas por la renuncia del gobernador de derecha, Raffaele Lombardo, por acusaciones de clientelismo y por estar coludido con la mafia.

El futuro político de Berlusconi resulta duramente comprometido, sobre todo después de que la semana pasada renunciara a presentarse como candidato a jefe de gobierno en las elecciones del 2013 y amenazara tres días después de retirar su apoyo al gobierno Monti como reacción a la condena a cuatro años de cárcel por fraude fiscal pronunciada por los jueces de Milán.

Las amenazas de Berlusconi, la derrota en Sicilia y las divisiones dentro de su partido, podrían resultar devastadoras para la carrera política del magnate de las comunicaciones, que en el 2008 contaba con el apoyo del 60% de los italianos.