06 de Oct de 2022

Mundo

Comunidad china unida por disputa

PANAMÁ. Miembros de la comunidad china en Panamá, junto con representantes de las comunidades chinas de Latinoamérica, así como delegado...

PANAMÁ. Miembros de la comunidad china en Panamá, junto con representantes de las comunidades chinas de Latinoamérica, así como delegados de Taiwán y el catedrático panameño Julio Yao, brindaron a los medios de comunicación una conferencia de prensa para expresar su postura conjunta frente al conflicto o disputa por las islas Diaoyu / Senkaku en el mar chino.

El motivo de la reunión fue reclamar la soberanía de las islas, ya que el gobierno japonés anunció el pasado 10 de septiembre la compra (nacionalización) de las tres islas en disputa, la isla Diaoyu (Senkaku) y sus islotes adyacentes Nan Xiaodao, a su propietario privado (una familia nipona).

Esto ha generado duras criticas de China y Taiwán, ahora unidos por un fin común, lo que lo convierte en un hecho histórico entre las dos naciones chinas.

Ambos gobiernos y sus ciudadanos coinciden en reclamar la soberanía china sobre el archipiélago.

HISTORIA

Los argumentos de China son simples: la posición geográfica, ya que las islas en disputa están ubicadas en el borde de la plataforma continental del continente asiático.

Las evidencias históricas y registros en libros, donde se constata que las islas Diaoyu son parte de China.

Y los tratados firmados como el de El Cairo y el Postdam, donde luego de perder la guerra contra los aliados, Japón se vio obligado a rendirse y a devolver a China todos los territorios que habían sido nacionalizados luego de la guerra chino-japonesa en 1894 en la que tras el triunfo, Japón se las adjudicó.

La declaración de El Cairo durante la Segunda Guerra Mundial —firmada por China, Estados Unidos y el Reino Unido en diciembre de 1943— expone claramente que Japón tenía que devolver todos los territorios usurpados de China.

Estas disposiciones fueron después confirmadas en la Proclamación de Postdam en 1945.

El mismo año, el emperador japonés anunció la rendición incondicional, aceptando que las islas debían ser devueltas a los chinos.

Uno de los argumentos del gobierno japonés es que las islas eran terra nullius (‘tierra de nadie’, en latín), o sea que habían estado deshabitadas y que no había rastros de haber estado bajo el control de China.

Sin embargo, China sostiene que las islas Diaoyu nunca han sido terra nullius, al menos desde la dinastía Ming (1368-1644) de China, que estableció una zona de defensa marítima que incluía a estas islas.

El conflicto continúa. La postura internacional —incluyendo la de Estados Unidos— se mantiene neutral, pero si hay algo en lo que todas las partes coinciden es en buscar una salida diplomática y pacífica a esta disputa.