Temas Especiales

20 de May de 2022

Mundo

Venezolanos salieron a las calles en defensa de su voto

VENEZUELA. El gobierno y la oposición se acusaron mutuamente de la violencia en Venezuela que deja al menos siete muertos durante marcha...

VENEZUELA. El gobierno y la oposición se acusaron mutuamente de la violencia en Venezuela que deja al menos siete muertos durante marchas convocadas por el opositor Henrique Capriles contra la proclamación del oficialista Nicolás Maduro como presidente electo, lo que desató una grave crisis política.

Maduro, delfín del fallecido presidente Hugo Chávez, afirmó que no permitirá más marchas opositoras en la capital. ‘Ustedes no van a ir al centro de Caracas a llenar de muerte y de sangre’, sentenció.

El oficialista, de 50 años, responsabilizó a los ‘fascistas’ de las muertes registradas el lunes en protestas de la oposición contra los resultados de las elecciones del domingo.

Capriles, de 40 años, reaccionó de inmediato en su cuenta de Twitter acusando a Maduro de ordenar la violencia ‘para evitar el conteo de votos’ y reiteró su llamado a protestas en oficinas regionales del Consejo Nacional Electoral (CNE) ayer y hoy miércoles en la sede central en Caracas.

Las protestas se desataron el pasado lunes luego de que el CNE proclamara presidente electo de Venezuela a Maduro con 50.75% de los votos contra 48.97% de Capriles, quien ante la estrecha diferencia exigió un recuento total de los sufragios y convocó a las protestas.

En cadena de radio y televisión, Maduro acusó a la oposición de orquestar un ‘golpe de Estado’ con los llamados a protestas.

En actitud desafiante, el presidente electo afirmó: ‘Hagan lo que quieran hacer, no la voy a permitir. Mano dura voy a poner frente al fascismo y la intolerancia. Si me quieren derrocar vengan por mí, con un pueblo y una fuerza armada aquí estoy’, subrayó Maduro, aludiendo al golpe de Estado, urdido por la oposición, que en 2002 derrocó brevemente a Chávez.

A LAS CALLES

Atendiendo el llamado de sus líderes, opositores y simpatizantes del gobierno iniciaron ayer marchas en varias ciudades de Venezuela, en el segundo día de tensiones.

Grupos de chavistas vestidos de rojo se manifestaban en defensa del sucesor de Chávez en varios estados, según imágenes del canal oficial VTV, en tanto que opositores empezaban a congregarse en sectores de Barquisimeto (este) y de Maracaibo (oeste) para reclamar el recuento de votos, de acuerdo con informes de dirigentes opositores locales.

En su cuenta de Twitter, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, advirtió que promoverá una ‘averiguación penal a Capriles por la violencia generada en el país’.

Imágenes, difundidas por VTV, mostraron vehículos quemados en Barinas (oeste) y la sede del partido oficialista en Táchira parcialmente destruida.

Según el gobierno, grupos de presuntos opositores asediaron la casa de la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, y varios médicos cubanos, que trabajan en la misión ‘‘Barrio Adentro’’ fueron agredidos en algunas zonas.

En la capital, miles se lanzaron a las calles en Chacao, oeste, donde quedaban restos de basura quemada y consignas como ‘Fraude, nos robaron el voto’ pintados en varios muros de edificios de este sector, bastión de la oposición.

Las tensiones tienden a aumentar. Según la Asamblea Nacional, Maduro tomará posesión el próximo viernes para completar el periodo de seis años de su mentor Chávez, iniciado el 10 de enero. Prácticamente la totalidad de los países latinoamericanos felicitaron a Maduro como nuevo presidente, mientras que EEUU señaló que aún no está listo para hacerlo. España y la OEA llamaron al diálogo.