Temas Especiales

27 de May de 2020

Mundo

Un detonante llamado Siria

SIRIA. Mientras el presidente sirio Bashar Assad aseguró ayer que su país ‘se defenderá ante cualquier agresión’, en una muestra de desa...

SIRIA. Mientras el presidente sirio Bashar Assad aseguró ayer que su país ‘se defenderá ante cualquier agresión’, en una muestra de desafío a un posible ataque punitivo de potencias de Occidente debido a un presunto uso de gas venenoso que éstas atribuyen a su régimen, Canadá está de acuerdo con sus aliados en la necesidad de una intervención militar en Siria, pero no se unirá a ellos en un ataque, según informó el primer ministro de ese país Stephen Harper.

Por su parte, los expertos en armas químicas de Naciones Unidas inspeccionaron por tercer día zonas en control de los rebeldes cerca de la capital Damasco.

La partida de los inspectores de Siria el sábado podría despejar el camino para una posible acción militar contra el régimen de Assad.

Entretanto la reunión de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU terminó rápidamente ayer sin señales de progresos en cuanto a un acuerdo sobre la crisis de Siria. Los embajadores de China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia estuvieron reunidos menos de una hora ayer por la tarde.

Pero el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó ayer a las potencias occidentales a postergar toda decisión hasta que los expertos puedan presentar sus conclusiones a los Estados miembros de la organización internacional y al Consejo de Seguridad.

El presidente estadounidense Barack Obama dijo que no ha decidido cómo responderá su gobierno. Pero el miércoles dio a entender que Estados Unidos se inclina a un ataque punitivo cuando concluyó que el régimen de Assad fue responsable de los ataques.

HABLAN ESPECIALISTAS

Si un ataque militar de los países occidentales contra Siria se produce y dura al menos 48 horas, el régimen caerá, estima Muhamad Hussein al Haj Alí, exgeneral sirio que dirigió la Academia militar de Damasco que forma los oficiales del ejército. De paso por París, Al Haj Alí, de 59 años, quien desertó en agosto de 2012 para unirse a la oposición, concedió una entrevista a la AFP en la que dio cuenta de ‘sentimientos contradictorios’ respecto a eventuales bombardeos occidentales a su país.

‘¿A quién le gustaría que su pueblo fuera bombardeado? Pero, como militar y oficial, deseo esa acción’, dice: ‘Hemos llegado a un punto sin retorno’.

APOYO CRISTIANO

Las Iglesias de Oriente Medio, alarmadas por la situación de los cristianos y excepcionalmente unidas, se asociaron al papa Francisco para rechazar una intervención militar en Siria, considerando que será aún peor que la experiencia calamitosa de Irak hace 10 años. Francisco confirmó, durante su encuentro con el rey de Jordania en el Vaticano ayer, esta postura: ‘La vía de la negociación y del diálogo es la única opción’ para la Santa Sede y Jordania, según un comunicado emitido tras la reunión con Abdalá II.

INTERVENCIÓN HUMANITARIA

El primer ministro británico, David Cameron, ha considerado este jueves que sería ‘impensable’ emprender una acción militar contra Siria si hubiera una ‘oposición aplastante’ en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, pero ha advertido de que una ‘intervención humanitaria’ sin su aval sería legal.

En el mismo sentido se ha manifestado un asesor del gobierno de Holanda, Andre Nollkaemper, señalando que una intervención en Siria en las actuales circunstancias está prohibida por el derecho internacional sin un mandato del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El gabinete holandés solicitó la opinión de Nollkaemper, profesor de la Universidad de Amsterdam, dada la situación de emergencia humanitaria en Siria. Estados Unidos, Francia y Reino Unido han afirmado que existen pruebas suficientes de un ataque químico ocurrido la semana pasada cerca de Damasco por parte del régimen del presidente Bashar al-Assad.