Temas Especiales

27 de Feb de 2021

Mundo

Leonarda, la niña que fue expulsada

Leonarda Dibrani es una niña nacida hace 15 años en Italia. Nunca ha tenido pasaporte italiano ni de ninguna otra nacionalidad. Hasta ha...

Leonarda Dibrani es una niña nacida hace 15 años en Italia. Nunca ha tenido pasaporte italiano ni de ninguna otra nacionalidad. Hasta hace una semana vivía modesta pero felizmente con sus padres y sus hermanos en la localidad francesa de Levier, próxima a Lyon.

El día en que comenzó su pesadilla iba en el autobús escolar, con el resto de compañeros y su maestra. De pronto un coche de la policía paró el autobús, hicieron descender a Leonarda y la condujeron a la comisaría de policía. De allí la trasladaron al aeropuerto donde se encontró con el resto de la familia. Todos ellos fueron expulsados a Kosovo. Leonarda es gitana, y el gobierno francés, de la mano de su ministro más popular, el socialista de origen español Manuel Valls, ha demostrado estar dispuesto a aplicar con rigor la legislación migratoria, expulsando a sus respectivos países a todos aquellos que residan irregularmente en Francia.

El hecho de que a Leonarda, una niña escolarizada, que habla francés e italiano perfectamente, y tan sólo algunas palabras en albanés, y que nunca en su vida ha estado en Kosovo, haya sido arrancada cruelmente de la escuela y del entorno en el que estaba creciendo, ha levantado una importante polémica política y social en Francia, con manifestaciones de miles de estudiantes. El incidente se produce unos meses antes de las elecciones europeas, y con las encuestas señalando al Frente Nacional, el partido de la extrema derecha xenófoba, como primera fuerza política en esos comicios. La cuestión es hasta qué punto la influencia del discurso y de las políticas racistas de la extrema derecha están calando en la sociedad francesa y en el resto de fuerzas políticas. Parece que en el contexto de crisis económica, con un desempleo creciente y miles de familias francesas pasándolo muy mal, cada vez son más los franceses que, por influencia del Frente Nacional, tienden a culpabilizar de su difícil situación a los extranjeros que residen irregularmente en su país. La asunción sin ninguna crítica de ese discurso simplista y xenófobo por parte de los votantes de todas las ideologías, y el miedo a seguir perdiendo apoyos en beneficio del Frente Nacional, es lo que está llevando al Gobierno socialista francés a aplicar políticas y medidas que deberían avergonzar al país que dentro de Europa ha sido cuna de los Derechos Humanos, las libertades fundamentales y la dignidad del hombre.

LETRA INTERNACIONAL