Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Mundo

Se agrava crisis en Sudán del Sur

PAÍS. . El ejército de Sudán del Sur prepara desde ayer una gran ofensiva contra las fuerzas rebeldes del ex vicepresidente Riek Machar,...

PAÍS.

El ejército de Sudán del Sur prepara desde ayer una gran ofensiva contra las fuerzas rebeldes del ex vicepresidente Riek Machar, a pesar de los esfuerzos diplomáticos para evitar una guerra civil.

Las fuerzas del país están listas para tomar dirección a Bor, capital del estado de Jonglei, bajo control de los hombres de Machar desde la semana pasada.

Mientras tanto, Reino Unido, Kenia y Uganda también han comenzado a repatriar a sus ciudadanos.

En la última semana se registraron cientos de muertes en Sudán del Sur, y miles de civiles buscan refugio en diferentes complejos de la ONU —20 mil solo en Juba, huyendo de los combates y las masacres—.

Por su parte, líderes mundiales despliegan esfuerzos para evitar una guerra civil en la nación más joven del mundo. Por eso, el enviado especial de Estados Unidos para Sudán del Sur, Donald Booth, llegó el lunes a Juba, comprobó un reportero de AFP.

La llegada del enviado especial estadounidense se enmarca en los esfuerzos de la comunidad internacional para evitar que el conflicto en Sudán del Sur, que adquirió su independencia en 2011, tras una larga guerra contra Sudán, desemboque en otra guerra civil.

EEUU aumentó su presión tanto sobre el Gobierno como sobre la rebelión. Y una delegación de ministros de Relaciones Exteriores de países del este de África viajó el pasado fin de semana a Juba para entrevistarse con Salva Kiir.

EL CONFLICTO

Sudán del Sur es escenario de intensos combates desde que Salva Kiir acusó a su ex vicepresidente, al que destituyó en julio, de intento de golpe de Estado hace una semana. Machar lo desmiente categóricamente y acusa a Kiir de querer eliminar a sus rivales.

Ante el parlamento de Sudán del Sur, Kiir mostró de nuevo ayer su intención de negociar con Machar, pero sin condiciones previas.

El ex vicepresidente hizo saber que únicamente negociaría tras la marcha del presidente. Sin embargo, Kiir, de etnia dinka, volvió a acusar a su rival de movilizar a milicianos de la etnia nuer, denominados el ejército blanco, conocidos por sus ataques brutales contra las comunidades rivales durante la larga guerra civil Norte-Sur de 1983 a 2005, que arrasó Sudán antes de la independencia del Sur en 2011. Tras visitar Bor el domingo, el jefe de operaciones humanitarias de la ONU en Sudán del Sur, Toby Lanzer, alertó sobre la degradación de la situación.

‘Hace una semana, habría sido difícil imaginar que las cosas podían degenerar de esta forma’, dijo Lanzer a la AFP. ‘Espero equivocarme pero, si no, cientos de miles de personas necesitarán ayuda muy pronto’. Según él, la situación en Bor es tan grave que los cascos azules en la zona no tendrán capacidad para defender a los 17 mil civiles refugiados en la base local de la ONU.

Médicos Sin Fronteras indicó, por su parte, que los combates se habían expandido también al estado de Alto Nilo, en la localidad de Nasir, estado que es estratégico porque concentra la producción petrolera nacional, un sector que supone un 95% de la frágil economía del país africano.