Temas Especiales

14 de Apr de 2021

Mundo

Justicia italiana detiene a 4 altos ejecutivos de Finmeccanica

Se trata de la cúpula de la empresa que está siendo investigada por corrupción internacional.

Justicia italiana detiene a 4 altos ejecutivos de Finmeccanica
Justicia italiana detiene a 4 altos ejecutivos de Finmeccanica

La Dirección Antimafia (DDA) de la Fiscalía de Nápoles detuvo a Lorenzo Bergogni, exdirector de relaciones exteriores del grupo industrial; Stephano Carlini, exdirector operativo de Selex y a dos empresarios vinculados a la compañia, Vincenzo Angeloni y Luigi Malavisi.


De acuerdo a información publicada por el diario La Repubblica de Italia, la justicia de ese país supone que se trata de una red corrupta que desviaba "coimas" pagadas a altos cargos de Finmeccanica, mediante fondos negros distribuidos en el extranjero.


La investigación de la DDA detectó el patrón que, en teoría, utilizaban para delinquir: un sistema de facturación falsa o inflada, entre Selex Service Management (que manejaba Sistri) y empresas "complacientes o testaferros" (con cuentas en paraísos fiscales), para justificar las sumas de los presuntos sobornos.


Angeloni entonces, sería pieza clave en la operación, puesto que se encargaría de distribuir las cuantiosas sumas de dinero en cuentas suizas, una vez que recibía las supuestas "coimas" mediante facturación fraudulenta de contratos de consultoría falsas de una fábrica de papel inventada para esos propósitos.


Los ejecutivos fueron vínculados al caso de corrupción internacional por los hermanos Maurizio y Sabatino Stornelli, quienes detallaron que "el dinero recibido y dispuesto en el extranjero por Angeloni, entraba luego a Italia por medio de contrabandistas para reposar en una pared de doble fondo de la biblioteca de Maurizio".

Después, conforme lo relatado por los Stornelli, "los sobornos eran repartidos en bolsas deportivas que llegaban a las oficinas de Finmeccanica en Piazza Monte Grappa, en Roma.


A los cuatro retenidos se les concedió casa por cárcel y son acusados de corrupción y asociación ilícita por supuestos delitos en los procedimientos de contratación, diseño e implementación del proyecto Sistri de reciclaje de residuos.


La operación dirigida por agentes de la guardia de finanzas de ese país, incluyó el registro de la casa del presidente de Finmeccanica hasta diciembre de 2011, Pier Francesco Guarguaglini, quién está bajo investigación sin medidas restricctivas en su contra.


La justicia italiana además requisó 28 cuentas bancarias vinculadas a los acusados en el extranjero, dos cajas de seguridad y está investigando cuentas cifradas en Suiza y Estados Unidos (específicamente, en Delaware).


Dos de los detenidos, Borgogni y  Carlini, y el ejecutivo cuya residencia fue allanada, Guarguaglini, trabajaban en altos puestos de Finmeccanica, cuando el Gobierno de Panamá otorgó al grupo un contrato por la venta de seis helicópteros, 19 radares y un mapa de cartografía digital, contrato que también está bajo sospecha de corrupción internacional en el tribunal de Roma que preside el caso cuyo principal acusado es el empresario Valter Lavítola y que fue llamado a juicio este 23 de junio.