Temas Especiales

25 de Oct de 2020

Mundo

Escocia imprevisible

Los escoceses deciden mañana en referéndum sobre su independencia del Reino Unido

La crisis económica de 2008 fue la fuerza centrífuga clave que reavivó el movimiento independentista en Escocia tras 307 años de unión.

Los escoceses votan mañana en referéndum ‘sí’ o ‘no’ para decidir si permanecen en el Reino Unido. Los resultados son imprevisibles, pero lo que sí es posible anticipar es que la consulta –no importa sus resultados— revertirá en el continente europeo.

En el menor de los casos, la consulta ejercerá una mayor presión política en las regiones secesionistas en Cataluña (España), Flandes (Bélgica), Córcega (Francia), Padania (Italia) y en Baviera (Alemania), por citar algunas.

El referéndum escocés repercutirá en el mapa de la Unión Europea (UE), una región política, económica y administrativa que comenzó con seis países, que funciona algo bien con 28, seguramente no funcionará con la multiplicación de cincuenta o más subnaciones.

La UE está lejos de estar estabilizada, no después de que la Guerra Fría congelara el mapa de Europa por una generación y que reventó en la sangrienta guerra de la antigua Yugoslavia.

Por otra parte, la integración forzada que impusieron los gobiernos centrales ante el fenómeno de la globalización, que empezó a hacer aguas con la crisis económica y los ‘recortes’, que se evidenció en las últimas elecciones al Parlamento Europeo, dejó claro que tanto los viejos nacionalistas y los modernos ‘anti-europeístas’ ganaron terreno político contra el centralismo.

El primer ministro David Cameron y la propia Reina han pedido a los escoceses que reflexionen bien su voto.

Entre los desafíos está el petróleo del Mar del Norte, la moneda y la banca, ya que el gobierno británico posee el 82% de participación en el nacionalizado Royal Bank of Scotland (RBS).

Los dados están echados en Escocia, con una crisis que ha exacerbado a los radicales nacionalistas en varias naciones y alentaron a los separatistas escoceses.

¿PUEDE EUROPA SEGUIR FRAGMENTÁNDOSE?

Según Nicolás Levrat, especialista del Instituto de Estudios Globales de la Universidad de Ginebra, la ‘proliferación de microestados’ llevará a los gobiernos a reformar su gobernanza; es decir, a cambiar su representación política en la UE.