Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Mundo

Retiran ciudadanía a 242 colombianos que decían ser hijos de españoles

Las autoridades españolas han retirado a estas personas toda la documentación que les permitía vivir en España

Retiran ciudadanía a 242 colombianos que decían ser hijos de españoles
Ciudad en España.

España retiró la nacionalidad a 242 ciudadanos colombianos que por 5.000 euros (unos 6.344 dólares) obtuvieron documentación fraudulenta y falsificada para hacerse pasar por hijos de emigrantes españoles.

Las autoridades españolas han retirado a estas personas toda la documentación que les permitía vivir en España, tanto a ellos como a sus familiares, según informó la Policía nacional.

En uno de estos fraudes, los agentes descubrieron que de los datos de un emigrante español fallecido se deducía que había tenido veinte hijos con nueve mujeres diferentes. La Policía indicó que para conseguir la nacionalidad se valían de la ley de Memoria Histórica de 2007, que permite que hijos de españoles obtengan la nacionalidad.

Una vez en España solicitaban la reagrupación de sus familiares residentes en Colombia como "ciudadanos comunitarios", como permite esa normativa.

La investigación del caso comenzó a principios de 2012 cuando los agentes de la Brigada Provincial de Extranjería de Alicante, en el sureste de España, sospecharon de algunos ciudadanos de origen colombiano que estaban utilizando partidas literales de nacimiento de españoles ya fallecidos para hacerse pasar por familiares de éstos y obtener la nacionalidad.

Tras las primeras averiguaciones y numerosos contactos con los Consulados de España en Cartagena de Indias y Bogotá y con la colaboración de la Consejería de España en Colombia, la Policía española consiguió averiguar el "modus operandi" de la organización delictiva tanto en Colombia como en España.

En primer lugar, la organización conseguía en diferentes Registros Civiles españoles certificados literales de nacimiento de ciudadanos españoles que emigraron hace años a Colombia y que ya habían fallecido. La organización usaba los datos de esos españoles fallecidos como falsos progenitores de sus "clientes" para, en base a ese vínculo de parentesco, solicitar la nacionalidad española.

Una vez que tenían en su poder los certificados de nacimiento, conseguían documentos colombianos originales -cédulas de identidad, partidas de nacimiento y partidas de bautismo-, en los que inscribían datos de filiación falsos que acreditaran el vínculo familiar entre el ciudadano español fallecido y el colombiano.

En España, se inscribían en el Registro Civil y solicitaban el pasaporte español. Los investigadores comprobaron que varios de los expedientes sospechosos contaban con diversas irregularidades, como diferentes fechas de defunción para una misma persona.