Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Mundo

África, ¡un grito al cielo!

"...en el caso de Liberia, Guinea y Sierra Leona, el ébola podría producir miles de muertos más en las próximas semanas"

Ante el avance de la epidemia por el mortífero virus del ébola, varias naciones del oeste africano ya no pueden esperar. La epidemia se duplica cada 15 días y, en el caso de Liberia, Guinea y Sierra Leona, el ébola podría producir miles de muertos más en las próximas semanas. Pero no sólo es el mortal virus el que está matando a la población en estos países africanos, sino la pobreza. La única solución es la cooperación internacional que, según la OMS, no ha llegado de manera suficiente para contener la epidemia que podría convertirse en una amenaza global.

La enfermedad ha estado, desde que fuera descubierta en 1976, contenida en África, pero ya está variando. En Estados Unidos (Texas) y en Europa (España) ya se han reportado los primeros casos. Pero en Liberia la dimensión del problema es dantesca. Las razones son básicamente por las extremas carencias económicas, sanitarias y sociales. Los pocos tratamientos son paliativos y tardará la vacuna, aún en etapa experimental.

La OMS ha lanzado un llamado de ayuda internacional corto y simple: las naciones ricas o desarrolladas deben asumir la responsabilidad de ayudar económicamente a Liberia, Sierra Leona y Guinea que no tienen ninguna capacidad económica para atender el problema. Pero los recursos económicos están destinándose a las ‘lucrativas’ guerras internacionales y se ha pospuesto la ayuda sanitaria y económica en África. Pero Liberia no puede esperar. La OMS ha reportado 3 mil muertos y hay unos 6 mil 500 enfermos por ébola y advierte que, de no recibir ayuda, en pocos meses podrían ser 20 mil los infectados.

El drama es gigantesco pues en el país hay solo 600 camas y necesita con urgencia 5 mil. Están habilitando un estadio de fútbol para atender allí a los enfermos que están muriendo en las calles de Monrovia y otras regiones. La presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, ha dicho que la economía del país está afectada y teme consecuencias aún peores. La pobreza en Liberia es, junto al ébola, una combinación mortífera para el exterminio de una nación.