19 de Sep de 2021

Mundo

Tifón Hagupit mata a dos personas al iniciar devastador recorrido en Filipinas

Decenas de millones de personas se encuentran en la ruta del tifón, en particular en el centro del país

El tifón Hagupit destruyó viviendas y provocó inundaciones este domingo en el este de Filipinas, matando a por lo menos dos personas y agravando la situación de millones de habitantes afectados el año pasado por otro devastador tifón.

Los servicios meteorológicos prevén que Hagupit permanezca tres días en el archipiélago filipino, en particular en la mayor parte de las regiones centrales.El tifón entró rugiendo desde el Océano Pacífico y afectó a las comunidades pesqueras de la isla de Samar (este) el sábado por la noche, con ráfagas de 210 km/hora, informó la agencia meteorológica local Pagasa.

La fuerza de los vientos al tocar tierra convirtió a Hagupit en la tormenta más potente que llegó a Filipinas este año, superando al tifón que en julio pasado mató a más de 100 personas.

"Muchas casas, sobre todo en las zonas de la costa, fueron derribadas por fuertes vientos", declaró este domingo vía telefónica Stephanie Uy-Tan, la alcaldesa de Catbalogan, una ciudad de Samar.

El gobierno, que teme que se vuelva a repetir la tragedia causada el año pasado por el supertifón Haiyan, evacuó a millones de personas, instaladas en refugios.Las autoridades aseguraron que estos esfuerzos, descritos por Naciones Unidas como una de las evacuaciones en épocas de paz más importantes de todos los tiempos, indudablemente salvaron muchas vidas.

Sin embargo, dos personas murieron, un bebé y un anciano que falleció de hipotermia, según la agencia meteorológica Pagasa.La pérdida de velocidad de las ráfagas de viento, a 170 km/hora, este domingo, hace abrigar la esperanza de que se pueda evitar un desastre masivo.

Haiyan, la tormenta más fuerte registrada en tierra con vientos de 315 km/hora, dejó 7.350 muertos y desaparecidos al arrasar el centro de Filipinas el año pasado.El gobierno advirtió que podrían producirse olas de hasta cinco metros de altura en algunas zonas, inundaciones, deslizamientos de tierras y vientos suficientemente fuertes como para destrozar casas sólidas.

En Manila, la capital, que tiene unos 12 millones de habitantes, las autoridades han suspendido las clases a principios de la semana próxima debido a las previsiones de lluvias torrenciales el lunes.

Decenas de millones de personas se encuentran en la ruta del tifón, en particular en el centro del país donde los habitantes todavía luchan por recuperarse de los daños provocados por Haiyan hace 13 meses.