Temas Especiales

03 de Apr de 2020

Mundo

Nepal encara desafíos en salud y educación tras el terremoto

Tratan de localizar a más de 300 personas que siguen desaparecidas, cien de ellas extranjeras.

Nepal encara desafíos en salud y educación tras el terremoto
Nepal después del terremoto.

Nepal afronta desafíos en materia sanitaria y educativa tras el terremoto del pasado día 25, una catástrofe que ha dejado miles de muertos y algunos pilares sociales necesitados de soluciones a medio y largo plazo.

La directora regional para el Sur y el Este de Asia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Poonam Khetrapal Singh, indicó hoy a Efe que el organismo vigila posibles brotes de enfermedades como el cólera, el sarampión y la rubeola, pero aseguró que hay medios para hacerles frente.

"Está llegando el periodo en el que tenemos que estar vigilantes", declaró en una entrevista con Efe Khetrapal, al repasar la situación en el país tras un terremoto que en su opinión deja lecciones en materia de construcción de hospitales y la necesidad de seguir los protocolos en países vulnerables a los desastres.

"Hemos pasado ya la primera fase, en la que nuestra prioridades eran muy distintas de lo que son hoy; en la primera fase estábamos en la atención de gente herida y hoy sabemos que para lo que nos tenemos que preparar más es para las enfermedades", señaló.

El terremoto que golpeó duramente Nepal el pasado 25 de abril ha causado al menos 7.802 muertos y 16.434 heridos según los últimos datos oficiales, un número que muy posiblemente seguirá aumentando.

La doctora india reveló que la OMS movilizó inmediatamente después del seísmo 19 kits médicos con capacidad de dar atención a unas 10.000 personas durante tres meses cada uno.

Destacó que se han detectado casos de diarrea y de cólera, y recordó que esta última enfermedad es endémica en Nepal.

"Tenemos las vacunas en Nepal y son fácilmente disponibles con la Cruz Roja, estamos preparados para esta eventualidad", subrayó, para agregar que el objetivo es "evitar una epidemia".

"Se ha hablado de sarampión y rubeola, estamos dando inmunización para ambas enfermedades en los 16 campos en los que está la gente", manifestó sobre la cobertura en los campamentos de desplazados que hay en Katmandú y en otras partes del país asiático.

La directora regional de la OMS llamó la atención sobre la necesidad de seguir las normas de seguridad en la construcción de instalaciones sanitarias.

Los hospitales de la capital, que habían seguido más o menos las normas, aguantaron, pero en los distritos afectados quedaron inservibles, afirmó.

No sólo los problemas están en el terreno de la salud. En el apartado educativo Unicef alertó hoy sobre el riesgo de que casi un millón de niños no pueda incorporarse a las clases si no se crean aulas temporales y se reparan las escuelas dañadas.

Unas 24.000 aulas resultaron dañadas en el seísmo, lo que pone en peligro el regreso a los colegios de los escolares el 15 de mayo, fecha en que está prevista la reanudación de las clases detenidas tras la tragedia, explicó UNICEF en un comunicado.

"Casi un millón de niños que estaban matriculados en el colegio antes del terremoto podrían encontrarse ahora con que no tienen una escuela a la que volver", dijo Tomoo Hozumi, representante de UNICEF en Nepal.

Aunque la mayoría de tareas de rescate ya han ido terminando, aún continúan en la región de Langtang, una de las más afectadas por el terremoto, donde tratan de localizar a más de 300 personas que siguen desaparecidas, cien de ellas extranjeras, aunque no esperan encontrar supervivientes.