Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Mundo

La FIFA y el poder judicial de EE.UU.

Estamos ante una profunda corrupción internacional que data de hace más de 25 años

La justicia estadounidense, junto a la de Suiza, han tomado la decisión de ponerle un alto al historial de corrupción de la FIFA. La noticia de la detención en Zúrich de siete altos directivos de este organismo -cinco de ellos latinoamericanos- presuntamente implicados en delitos sobornos, ligados al crimen organizado, blanqueo de capitales y fraude bancario, no va a ser el punto final del escándalo, pues se anticipa una escalada de problemas internacionales políticos, judiciales y, por supuesto, deportivos.

Estamos ante una profunda corrupción internacional que data de hace más de 25 años. El Departamento de Justicia de Estados Unidos imputó a nueve miembros de la FIFA y a cinco empresarios de negocios de mercadeo deportivo. La operación policial en Zúrich es una pequeña señal de un escándalo que tendrá mayores repercusiones en muchas naciones.

La corrupción destapada de la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA), había sido denunciada en sendas investigaciones realizadas por la prensa especializada desde hace una década atrás. La FIFA se había transformado en una trasnacional que actuaba impunemente por encima de las leyes de los países y presionando a los gobiernos. A los directivos se les acusa de haber recibido en sobornos y comisiones unos 150 millones de dólares en varias décadas. Sin embargo, la acción judicial estadounidense se produjo en la víspera de la elección del presidente de la FIFA, lo que arroja muchas interrogantes. A la vez, el caso plantea el dilema sobre la extraterritorialidad de las leyes norteamericanas, sus tribunales y su Departamento de Justicia.

Hay en paralelo otra investigación, que realiza Suiza, y tendría que ver con el proceso de selección de los países anfitriones de las competencias mundiales. En tal sentido ya reaccionó Rusia, sede de la Copa Mundial de 2018. Alexéi Sorokin, director del Comité Organizador ruso, dijo que el actual escándalo de la FIFA ‘no afectará la celebración de la Copa Mundial en Rusia'. Por su parte, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en medio de la crisis de Ucrania y las sanciones económicas que lo enfrentan a Washington, dijo que, con este operativo, EE.UU. intenta evitar que Rusia organice la Copa Mundial en el 2018. El escándalo tiene múltiples aristas y recién comienza.