Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Mundo

Juegos de Guerra

El objetivo sería mejorar las respuestas militares de las naciones aliadas en las fronteras con Rusia

Los países bálticos (Lituania, Estonia y Letonia) y Polonia se han convertido en zona de alta tensión geopolítica debido a la movilización a gran escala de la OTAN en esas regiones. Hace dos días, el diario norteamericano ‘The New York Times' informó de la decisión de Washington de iniciar, a partir de esta semana, ejercicios internacionales organizados por el Mando Europeo de EE.UU.. El objetivo sería mejorar las respuestas militares de las naciones aliadas en las fronteras con Rusia. En las maniobras participarán hasta 6,000 soldados de los trece países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Rusia acusó a la OTAN de querer desestabilizar las naciones bálticas —países de la antigua URSS— y anunció nuevos ejercicios militares rusos. Acciones y reacciones que aumenta sensiblemente la tensión militar y política entre EE.UU. y Rusia, dos naciones que jamás se han enfrentado militarmente (fueron aliados durante la Segunda Guerra Mundial).

El nuevo ‘teatro militar' de la OTAN es el norte de Europa y, en caso de un conflicto militar con Rusia, los países bálticos quedarían atrapados en el primer frente de guerra. Además, pese los acuerdos de Minsk, la crisis de Ucrania se acrecienta peligrosamente, pues no sólo estaría concentrada en el este ucraniano (Donestk y Lugansk), sino se ha extendido ahora hacia el Báltico. Pero estas movilizaciones militares conjuntas estaban decididas mucho antes.

Obama viajó a la nerviosa Estonia (septiembre, 2014) para explicar ‘las respuestas rápidas' que se organizarían para el este de Europa. EE.UU.. no podría instalar bases militares permanentes allí sin violar los tratados anteriores firmados con Rusia. Pero Moscú ha renovado su beligerancia militar con la anexión inédita de la península de Crimea, que disparó la alerta mundial. Lo mismo ocurrió con el movimiento separatista al este de Ucrania, que lleva más de 4,300 muertos.

El ejército de Kiev podía hacer daño a las naciones secesionistas, pero se mostraba incapaz de frenar cualquier maniobra de Rusia. Lo mismo le sucedía a Polonia y los débiles ejércitos de la naciones bálticas, que tienen ciudades como Narva (Estonia), de unos 60,000 habitantes, el 96% de origen ruso. Desde el inicio de la ‘guerra fría' esta es la maniobra militar de mayor riesgo realizada por la OTAN en dirección a Rusia.