Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Mundo

Mediador tras golpe de Estado en Burkina Faso dice que hay progresos

Al menos 10 personas ha muerto y 113 han resultado heridas por los enfrentamientos desde el golpe de Estado ocurrido el miércoles

El presidente de Benín, Thomas Boni Yayi, que está mediando en la crisis en Burkina Faso, tras el golpe de Estado de esta semana, dijo este sábado que hay progresos en los diálogos y que habrá "buenas noticias" el domingo.

"Todos los actores van a reunirse mañana en la mañana para dar la buena noticia al mundo entero", afirmó el presidente que lleva dos días entrevistándose con los distintos actores del conflicto.

Durante la jornada varias fuentes señalaron que los mediadores, Boni Yayi y el presidente senegalés, Macky Sall buscaban una fórmula para que el presidente depuesto, Michel Kafando, volviera.

Kafando fue liberado el viernes, en un gesto de buena voluntad del general golpista Gilbert Dienderé, un militar cercano al expresidente Blaise Compaoré, que encabezó la insurrección.

El general Diendéré también se mostró dispuesto a colaborar y dijo a la prensa que el diálogo va a seguir el domingo. "Nunca dije que iba a permanecer en el poder. Yo siempre dije que no estoy aferrado a nada", agregó.

Un diplomático extranjero en Uagadugú confirmó que el retorno de Kafando es la solución deseada por los mediadores. "Eso es lo que se busca, y lo que va a hacerse, es mantener a Kafando como jefe de Estado y del gobierno para completar la transición", dijo el funcionario. "Diendere tiene que irse".

Al menos 10 personas ha muerto y 113 han resultado heridas por los enfrentamientos desde el golpe de Estado ocurrido el miércoles, dijo a la AFP una fuente del principal hospital de la capital Uagadugú.

El gobierno de transición estaba en el poder desde octubre del año pasado, cuando una revuelta popular derrocó a Compaoré, tras 27 años en el poder.

El próximo 11 de octubre estaban convocadas elecciones presidenciales y legislativas, que debían cerrar el período de transición abierto con la caída de Compaoré.

Este país africano con 17 millones de habitantes, enclavado en el corazón de la región del Sahel, ha conocido desde su independencia en 1960 numerosos golpes de Estado militares.