23 de Feb de 2020

Mundo

Miles de migrantes sirios llegan a Austria

Miles de inmigrantes entraron, el sábado, a Austria después de abrirse paso por los Balcanes del oeste

Miles de migrantes sirios llegan a Austria
Hungría permitió pasar por su país a los refugiados.

Miles de inmigrantes entraron, el sábado, a Austria después de abrirse paso por los Balcanes del oeste, pese a los intentos de Croacia, Hungría y Eslovenia de canalizar el éxodo de refugiados.

A pesar de los discursos de firmeza y los kilómetros de alambradas a lo largo de sus fronteras, Hungría dejaba que numerosos inmigrantes pasaran por su territorio en dirección a Austria, constataron periodistas de la AFP .

De 12,000 a 13,000 inmigrantes entraron en Austria, ayer, indicó el jefe de la Cruz Roja austriaca, Gerry Foitik, a la agencia austriaca APA .

La policía austríaca, que esperaba la llegada de unas 10,000 personas, después de 6,700 durante la noche, no confirmó el dato.

Según Foitik, 2,000 llegaron a Alemania eludiendo puestos fronterizos y los demás debían pasar la noche en Austria en diferentes centros de acogida.

Un portavoz de la policía austríaca señaló con anterioridad que las autoridades húngaras transportaron a los migrantes en buses hacia dos centros de registro cercanos a la frontera.

La mayoría de ellos emprendieron después el camino hacia Austria, sin encontrar resistencia de las autoridades húngaras.

A través de los campos, otros refugiados llegaban desde Serbia a Croacia, que pasó a formar parte de las rutas que toman los desplazados tras el cierre de las fronteras en Hungría.

Croacia, que anunció el viernes haber llegado a un punto de ‘saturación' con la llegada de más de 17,000 personas en tres días, ha presionado a Hungría enviándole a su frontera, por autobús y tren, a miles de migrantes.

El primer ministro croata, Zoran Milanovic, advirtió que su país, que no pertenece al espacio Schengen, seguiría llevando a migrantes a la frontera con Hungría.

‘Croacia no va a convertirse en el centro de refugiados de Europa', afirmó el primer miistro Milanovic.