07 de Dic de 2021

Mundo

La unidad de Alemania

La reunificación de Alemania se formalizó el 3 de octubre de 1990, fue un reto inédito que asumió la sociedad de esa nación

La reunificación de Alemania se formalizó el 3 de octubre de 1990, fue un reto inédito que asumió la sociedad de esa nación a pesar de que la rodeaba una Europa vacilante y divergente, culturalmente dispersa y amenazantes fronteras movedizas. Las ‘dos Alemanias' no fueron producto de un mito político producto de la Guerra Fría, sino una realidad atroz que separó a una nación. Pero bastó un día para que cayera un siniestro muro y los alemanes, sin dar crédito a lo que sucedía, finalmente pudieran todos acercarse, arrancar piedras y derrumbar con abrazos solidarios las ideologías que corrompieron sueños e ideales. Hoy la poderosa Alemania del Siglo XX1 celebra el Día de la Unidad con festejos, debates y memorial que explican al mundo que la sociedad alemana está dispuesta a no olvidar.

Desde la caída del Muro el 9 de noviembre de l989, la frontera interior que separó a la República Federal de Alemania (RFA) y la República Democrática de Alemania (RDA), sociedad comunista bajo el eje de la ex Unión Soviética, es un centro de peregrinaje de varias generaciones de europeos y turistas de todo el mundo que ansían confirmar ese hecho sin precedentes históricos en Alemania. Paradójicamente la canciller Ángela Merkel proviene del sector sombrío de la antigua RDA, convertida hoy día en símbolo del capitalismo claro y duro del nuevo siglo europeo. Alemania anula y resuelve su pasado sombrío, construye la unidad de su pueblo, una reunificación costosa pero posible, lleva a cabo simultáneamente su revolución económica y se convierte en la primera potencia de la Unión Europea.

Europa vive en la actualidad las dificultades de una unidad geográfica inacabada. Tiene grandes problemas para reconocer sus límites entre naciones del norte y el sur, además entre los países del oeste y el este europeo. Los retos de esa Europa se complicaron, en particular tras la crisis financiera internacional del 2008, que dejó ver el hoyo negro por donde desaparecían los valores solidarios que le dieron vida hacia la modernidad. Pero en medio de tanta crisis, incluso tras la amenaza y presiones del Grexit, Alemania y su canciller Ángela Merkel desconcertaron al mundo con su liderazgo mundial. La unidad de Alemania emprende nuevos retos de unidad.