20 de Feb de 2020

Mundo

Más de 3,900 muertos por bombardeos a regiones de Siria

De esas víctimas civiles, al menos 66 eran menores de edad y 44 mujeres.

Más de 3,900 muertos por bombardeos a regiones de Siria
Rusia incrementó los ataques contra objetivos en Siria.

Al menos 3,952 personas han muerto en Siria, entre ellas 250 civiles, en catorce meses de bombardeos de la coalición internacional, liderada por EE.UU., contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI), informó ayer el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

De esas víctimas civiles, al menos 66 eran menores de edad y 44 mujeres.

La mayor masacre de civiles perpetrada por la coalición se produjo la noche de 30 de abril al 1 de mayo pasados, cuando al menos 64 vecinos del pueblo de Bir Mahali, en el norte de la provincia septentrional de Alepo, murieron en un bombardeo de los aviones internacionales.

A esos fallecidos, se suma un prisionero del EI que perdió la vida cuando estaba en cautiverio en una cárcel de los extremistas en Al Mayadín (noreste), que fue bombardeada por la coalición, y un guardia del campo de petróleo de Al Omar.

El recuento de la ONG incluye a un dirigente de los yihadistas, su esposa y sus cuatro hijos, que murieron en un ataque aéreo en Dabiq, en el norte de la provincia de Alepo.

En las filas del EI, los ataques aéreos han causado al menos 3,547 bajas, entre las que hay decenas de sus cabecillas.

Los líderes extremistas más importantes que han perecido por estos bombardeos son Abu Osama al Iraquí y Amer al Rafidan.

Al Iraquí era el ‘gobernador' del EI de la llamada ‘provincia de Al Baraka', que ocupa parte de Al Hasaka, ya que los radicales han impuesto sus propias divisiones administrativas en las zonas que dominan en Irak y en Siria.

Al Rafidan era el exgobernante de los yihadistas en la ‘provincia de Al Jair', que abarca áreas de la región siria de Deir al Zur.

Durante este tiempo, la coalición internacional contra el EI no solo ha tenido como objetivo blancos del EI, sino también al Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda, que ha perdido a 136 de sus miembros por los ataques aéreos, entre ellos su jefe militar, Abu Hamam al Suri, y el líder del grupo Jorasan, Mohsen al Fadli.