La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Mundo

Voluntarios de toda Europa dignifican la vida de los refugiados

Llegan a Grecia por la frontera con Macedonia dependen de oenegés y voluntarios para tener una carpa donde dormir o qué comer

En total hay 47 mil inmigrantes viviendo en campamentos en Grecia.

La vida en Idomeni es una cola continúa para el reparto de comida, para la clínica médica, para la asistencia legal... Voluntarios de toda Europa han viajado hasta Grecia para hacer posible la vida en esa tierra de nadie.

Elin Netland es una voluntaria independiente, que ha aprovechado una semana libre de su trabajo en Noruega para viajar a Idomeni.

Normalmente colabora con asociaciones locales para niños, y para llegar indagó en Facebook hasta que encontró un grupo (A Drop in the Ocean) en el que más de 30 mil personas se organizan para ayudar a los refugiados en diferentes zonas, especialmente madres y niños.

Elin se queja de la falta de estímulos para los niños. ‘Se vuelven locos cuando nos ven, incluso se pelean entre ellos para jugar a las palmas con nosotras'. A su alrededor, cinco niños sirios revolotean y finalmente hacen una fila, esperando para que les toque el turno de saltar a la comba.

‘Necesitan comida sí, pero también otras cosas. Algunos voluntarios vienen preparados y otros no, pero todo el mundo puede aportar algo', señaló Netlin a EFE. Está cansada pero les promete a los niños que en un minuto está saltando con ellos.

En Idomeni hay hoy, según fuentes oficiales, 13,250 personas. La presencia gubernamental es mínima, se reduce a unos cuantos policías que organizan el tráfico, se aseguran de que nadie cruce al lado macedonio de las vías del tren y reparten folletos pidiendo a los refugiados que se resignen y se acojan al sistema de reubicación.

La mayoría del trabajo lo realizan organizaciones no gubernamentales y voluntarios independientes. Son también ellos los que tienen que responder a las dudas de los refugiados, aunque no tengan las respuestas.

Corina lleva ocho días en Idomeni. Estudiante de arquitectura alemana, todos los días ella y varios amigos cocinan y reparten tazones de sopa junto a las vías del tren.

De su furgoneta sale música electrónica, y entre la gente que hace cola para comer y los que ya han terminado se organiza un círculo de baile improvisado. A unos metros, en mitad de las vías, un grupo de refugiados se manifiesta con pancartas pidiendo que abran las fronteras.

‘Intento leer las noticias en el móvil para poder decirles qué pasa con el acuerdo (entre la Unión Europea y Turquía) porque nos preguntan mucho, pero hay tanto que hacer que a veces no da tiempo a pensar en eso', explica la joven alemana.

El trabajo más llamativo es el que lleva a cabo Médicos Sin Fronteras (MSF), que con excavadoras y voluntarios está levantando enormes carpas, con suelo de PVC y literas. Tienen capacidad para unas 200 personas cada una, que son elegidas por los miembros de la oenegé de entre los más vulnerables del campo: mujeres embarazadas, personas enfermas, ancianos y niños.

Al otro lado del camino, parado mientras varios voluntarios ensamblan camastros, un testigo de Jehová se ha acercado hasta ahí y ha montado un expositor con folletos en griego, árabe e inglés. Otros credos también están presentes.

Varios miembros de la Iglesia Libre Apostólica de Pentescostés van normalmente a Idomeni y se organizan en dos grupos. Unas mujeres pasean entre las tiendas repartiendo comida y ropa mientras tres hombres montan un puesto desde el que reparten traducciones en árabe y farsi del Nuevo Testamento. Son varios refugiados los que se acercan para tomar una biblia.

La gran variedad de voluntarios y asociaciones que trabajan en Idomeni tienen métodos y orígenes distintos, pero el mismo objetivo: facilitar una vida digna a los refugiados atrapados en Grecia.

==========

MIGRACIÓN

Más de 13 mil refugiados viven en campamentos en Indomeni, Grecia.

La agrupación Médicos Sin Fronteras (MSF) ha estado instlandio carpas. Cada una de estas carpas puede albergar a unas 200 personas.

En 2016 unas 400 personas han muerto ahogadas en el mar Egeo, entre Grecia y Turquía.