28 de Feb de 2020

Mundo

Introvertidos e influenciables, los yihadistas de Europa

Varios se radicalizan por la influencia de amistades, otros a través de las redes

Introvertidos e influenciables, los yihadistas de Europa
Introvertidos e influenciables, los yihadistas de Europa

Los violentos atentados que han acontecido en territorio europeo, los más recientes en París y Bruselas, no vendrían de la mano de inmigrantes de zonas de conflicto, sino que se tratarían de individuos que pertenecen a la segunda o tercera generación de inmigrantes residentes en el país occidental.

Aunque los expertos señalan que es difícil dar con un perfil que encapsule a todos los yihadistas europeos en un paquete, hay algunos rasgos que se repiten. Uno de ellos es que son hijos de inmigrantes, ya sea sus padres o abuelos, y su edad ronda entre los 18 y 33 años.

Así lo cree Fernando Reinares, del Real Instituto Elcano, que explica al diario El Mundo que en Bélgica y Reino Unido la radicalización se produce en jóvenes de la tercera y segunda generación.

Milena Uhlmann, investigadora de la Universidad Humboldt de Berlín, mantiene una posición similar.

Por el contrario, los recién llegados no se suelen radicalizar, percepción que existe entre muchas personas en las redes sociales, que ven potenciales terroristas en aquellos que tocan las puertas del continente europeo en busca de asilo, aunque las autoridades tampoco descartan esta opción.

España comenzó a acoger musulmanes, hace un par de décadas. Esto provoca que sea el país que menos yihadistas ha exportado a Siria e Irak, unos 70 en 2015, 15 veces menos que Francia.

Un estudio realizado por la Universidad de Granada apunta a que el mundo musulmán le abre la puerta a jóvenes que no logran adaptarse por completo a la cultura occidental.

Casos como el del joven alemán Fritz Gelowicz, que estuvo involucrado en un complot terrorista en 2007, es analizado.

Gelowicz provenía de una familia de clase media, cursaba estudios de ingeniería económica y era considerado un estudiante aplicado y discreto. Se convirtió al Islam entre los 15 y 18 años de edad, y según la policía alemana estaba vinculado a Yehia Yousif, un clérigo radical asentado en la ciudad de Neu-Ulm.

Daniel Schneider, también involucrado en el mismo incidente paso por la separación de sus padres a temprana edad, llegó a estar casado y se divorció. Tenía amigos de Jordania y Turquía que le introdujeron en la ideología radical.

Ambos viajaron al extranjero para estudiar el Islam, Gelowicz a Arabia Saudita y Scheider a Pakistán, donde recibió entrenamiento paramilitar en la Unión de la Yihad Islámica.

Para ambos el Islam se convirtió en su familia y apreciaban el calor que recibían de ella. En otros casos, según la policía francesa, la conversión es solitaria y a través de las redes.

El Ministerio del Interior francés inauguró en abril del 2015 un teléfono gratuito al cual las familias podían llamar en caso de que vieran signos de radicalización en alguno de sus familiares.

De 800 llamadas contabilizadas en un lapso de ocho meses, los rasgos introvertidos, secretos y bastante influenciables se repitieron. Un 25% eran menores de edad.

==========

RETORNO A EUROPA

Unos 1,200 yihadistas regresaron a Europa entre el 2014 y 2015

Entre 2014 y 2015 30 mil combatientes se sumaron a la Yihad, se calcula que cuatro mil de ellos provenían de Europa.

La mayoría provenía de Bélgica, Francia, Alemania y Reino Unido.