Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Mundo

Gobierno francés logra imponer reforma laboral

La nueva reforma superó la moción de censura de los conservadores, que no alcanzaron los suficientes votos en el Parlamento para frenarla

Gobierno francés logra imponer reforma laboral
Sindicatos y organizaciones estudiantiles se oponen a la reforma laboral.

La nueva reforma laboral del gobierno de François Hollande se ha convertido en objeto de polémica, pues al no contar con suficiente apoyo en el Parlamento, recurrió al artículo 49-3 de la Constitución, gracias al cual puede adoptar el texto sin el voto parlamentario.

François Hollande

‘Ese texto debe ser defendido, debe ser visto como un texto de progreso. No se van a cuestionar los principios fundamentales del derecho laboral'.

Presidente de Francia

Para contrarestar esta medida, la oposición conservadora interpuso una moción de censura, sometida a voto ayer. No obstante, el gobierno de Hollande logró imponerse, ya que la moción no obtuvo los 288 votos necesarios para frenar la iniciativa del gobierno socialista.

Sin embargo las críticas también llegan desde el propio partido de Hollande. Además, la reforma laboral ha desatado una gran movilización en la calle desde hace dos meses, informa la AFP .

La mayoría de los sindicatos están en contra del texto presentado por el gobierno socialista, así como organizaciones estudiantiles. De acuerdo al gobierno el proyecto de ley laboral apunta a dar mayor flexibilidad a las empresas para luchar contra el desempleo.

Sus detractores sin embargo consideran que aumentará la precariedad laboral.

Nuevas movilizaciones sindicales están previstas para el 17 y 19 de mayo. El momento álgido de las protestas fue el 31 de marzo, cuando 390.000 personas salieron a la calle en Francia.

En la Asamblea Nacional, el primer ministro atacó a los diputados socialistas ‘rebeldes' que hasta la víspera habían pretendido presentar su propia moción de censura contra el gobierno de su partido, algo insólito desde que François Hollande llegara al poder en 2012.

Esta ‘andadura intrépida' llevará a sus autores a un ‘callejón sin salida', dijo Manuel Valls. ‘No dejaré que se destruya a la izquierda del gobierno ni a la socialdemocracia francesa', lanzó Valls, dirigéndose a los diputados rebeldes.

El portavoz del Gobierno francés, Stéphane Le Foll, también criticó la actitud de los diputados rebeldes dentro de su propio partido. Según Le Foll, dicha actitud sólo contribuye a favorecer a la derecha.

‘En este momento hay gente en el Partido Socialista que cree que el único debate que existe es en el interior del Partido Socialista' cuando ‘eso no hará más que dividir a la izquierda para que gane la derecha', señaló Le Foll a la emisora Europe 1 .

El portavoz y ministro de Agricultura reiteró que ‘no se retirará' la reforma laboral de su Ejecutivo, que ha sucitado fracturas al interno del Partido Socialista (PS).

‘Quiero que cambiemos de gobierno, de primer ministro', declaró el jueves el líder los socialistas ‘rebeldes', Christian Paul.

Por su parte Hollande señaló que la nueva reforma es un texto para ‘el progreso'. ‘Ese texto debe ser defendido, debe ser visto como un texto de progreso', adujo Hollande, declaraciones recogidas por la agencia Efe .

No es la primera vez que ocurren divisiones a lo interno del PS, como ocurrió con la reforma impulsada en 2015 por el ministro de Economía, Emmanuel Macron, también adoptada mediante el artículo 49-3, con la cual se predendía retirar la nacionalidad francesa a todos los autores de actos terroristas.

PROTESTAS

Unas 120 mil personas se manifestaron en la capital francesa en contra del proyecto, aunque la cifra fue menor que en pasadas demostraciones.

Según los organizadores un grupo de jóvenes con pasamontañas lanzaron adoquines (bloques) contra los manifestantes. Trece manifestantes resultaron heridos.

En el oeste de Francia, un local del Partido Socialista fue saqueado en Le Havre, así como un edificio administrativo en Caen.

En la ciudad de Nantes, los manifestantes ocuparon las vías de tren, interrumpiendo la circulación, y provocaron daños en la estación de ferrocarril.