Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Mundo

Continúan protestas en Francia

Con la llegada de la Eurocopa 2016, el Ejecutivo francés busca normalizar la situación en el país agitado por una polémica reforma laboral

Continúan protestas en Francia
Los socialistas dentro del gobierno tienen diferencias sobre la reforma laboral.

El gobierno francés confrontado a más de tres meses de protestas por una polémica reforma laboral, intentaba evitar un bloqueo completo del país cediendo a reivindicaciones en sectores estratégicos que se unieron a las manifestaciones.

MANUEL VALLS

‘El compromiso es lo más difícil en la sociedad francesa. Es un pueblo que ama la revolución, la radicalidad y la confrontación'

PRIMER MINISTRO DE FRANCIA

El gobierno de François Hollande se ha visto en la necesidad de hacer conseciones a diversos sindicatos conforme la Eurocopa 2016 se acerca. No logró evitar la huelga de los trabajadores ferroviarios pero alcanzó un acuerdo entre los controlados aéreos.

El líder sindical Philippe Martinez, que dirige el pulso con el gobierno de Hollande, dijo que no se busca ‘bloquear la Eurocopa', pero prometió para esta semana ‘la movilización más fuerte de los últimos tres meses'.

La huelga de trenes, que cumplía ayer su segundo día, tuvo serias consecuencias en el tráfico ferroviario. Sólo circulaba entre el 30% y 40% de los trenes regionales y el 60% de los trenes de alta velocidad, informa la AFP .

Hollande y el primer ministro francés, Manuel Valls, han alcanzado niveles de impopularidad record a raíz de la reforma laboral.

Hollande es respaldado solamente por el 11% de la población, cinco puntos menos que en mayo. En cuanto a Valls, su popularidad cae ocho puntos y se sitúa en el 14%, indica la agencia Efe .

La encuesta realizada por YouGov agrega que más de un tercio de los franceses creen que el Gobierno está dispuesto a tomar decisiones impopulares si son buenas para el país, y el 26% estima que ‘tiene una línea clara, de la que no se mueve'.

‘El compromiso es lo más difícil en la sociedad francesa. Es un pueblo que ama la revolución, la radicalidad y la confrontación, pero al mismo tiempo hay que crear las condiciones para el acuerdo', consideró Valls durante una rueda de prensa en su sede del palacio de Matignon.

El primer ministro francés arremetió contra los socialistas de su propio partido a los que acusó de estar ‘anclados en el pasado' y de rechazar la modernización que está detrás de la reforma laboral.

Valls reiteró que no contempla en ningún caso retirar el texto de la ley en su conjunto ni suprimir su polémico artículo 2, el cual establece la preponderancia del diálogo social dentro de cada empresa sobre el convenio sectorial, algo que el primer ministro francés considera imprescindible .