Temas Especiales

03 de Mar de 2021

Mundo

Candidatos españoles ante debate televisado

Albert Rivera está trabajando sobre todo la oratoria, donde más falló en el debate de diciembre

Los cuatro principales candidatos españoles preparan para mañana el único debate televisivo, que se perfila como protagonista de la campaña ante unas elecciones en las que, según las encuestas, ningún partido tendría mayoría suficiente para gobernar.

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones y candidato del PP (centroderecha), el socialista Pedro Sánchez, cabeza de lista del PSOE, y Pablo Iglesias, candidato Unidos Podemos (coalición de izquierda), renunciaron a participar en actos electorales y dedican el día a preparar el debate con sus asesores.

Sólo el cabeza de lista de Ciudadanos (liberales), Albert Rivera, intervino este domingo en un mitin en la ciudad de Valencia, tradicional ‘feudo' electoral del Partido Popular, antes de retirarse a preparar el encuentro.

Es la primera vez que los cuatro participan en un debate, pero también es la primera ocasión en que hay cuatro partidos con una importante representación parlamentaria, después de que en las elecciones del pasado 20 de diciembre se rompiera el tradicional bipartidismo entre PP y PSOE.

En la campaña electoral de diciembre de 2015 Rajoy no asistió al debate y envió a la vicepresidenta del Gobierno y número dos por la lista del PP por Madrid, Soraya Sáenz de Santamaría.

Sí debatieron Rajoy y Sánchez, pero en un cara a cara, el formato tradicional en las elecciones españolas, desde que se celebró el primero en 1993.

El líder del PP encara el debate de mañana con una actitud constructiva y está preparado también para responder, con argumentos, a los ataques que puedan dedicarle sus rivales.

Por su parte, el PSOE considera que el debate de mañana ‘no es tan decisivo' como pueda parecer, pero lo ve como un punto de inflexión, al ser el único de toda la campaña, y una oportunidad para movilizar a su electorado.

Pablo Iglesias afronta el debate con cautela y prudencia, y espera marcar la línea y llevar la iniciativa con datos y propuestas.

Albert Rivera está trabajando sobre todo la oratoria, donde más falló en el debate de diciembre.