Temas Especiales

10 de Apr de 2020

Mundo

Advierten sobre posibilidad de nuevos atentados

La matanza del jueves en Niza, que ha costado la vida a 84 personas y heridas de extrema gravedad a otras 52

Advierten sobre posibilidad de nuevos atentados
Franceses se reúnen espontáneamente para rendir tributo a las víctimas.

El primer ministro francés, Manuel Valls, avisó ayer que en la ‘guerra' contra el terrorismo que libra Francia ‘habrá sin duda más víctimas inocentes', aunque se mostró convencido de que finalmente los radicales serán derrotados.

En una entrevista con la televisión pública, Valls aseguró que el autor del atentado de anoche en Niza es ‘un terrorista sin duda, vinculado con el islamismo radical de una forma u otra'.

El primer ministro quiso zanjar de esa manera las dudas que han comenzado a surgir en Francia al no descubrir por ahora ningún indicio que pruebe que el autor del atentado, Mohamed Boulhel, obrase a las órdenes o inspirado por el grupo Estado Islámico (EI).

‘Hacemos todo por luchar contra el terrorismo, es una guerra de largo aliento en el interior y el exterior del país', afirmó.

La matanza del jueves en Niza, que ha costado la vida a 84 personas y heridas de extrema gravedad a otras 52.

EL AUTOR

Del pasado del autor, Mohamed Lahouaiej Bouhlel, de 31 años, nacido en M'Saken (Túnez) solo constan antecedentes por delitos comunes de violencia. Ningún rastro en los servicios de inteligencia. Ninguna huella de radicalización islamista.

El autor de la matanza no necesitó infraestructura ni grandes gastos. Solo alquilar tres días antes un camión muy cerca del objetivo.

Lo aparcó y, poco antes de la masacre, llegó en bici hasta el vehículo. Lahouaiej Bouhlel era un hombre ‘totalmente desconocido de los servicios de información', como contó ayer el fiscal de París, François Molins, encargado de este caso.

Tan solo consta una condena en marzo por agredir a otro conductor en un altercado de tráfico. Le lanzó una pala de madera.

En pleno proceso de divorcio de su mujer, también tunecina, este reservado y hosco vecino de Niza se ha convertido en el verdugo de la ciudad de un día a otro.

Durante dos kilómetros, embistió con el camión a adultos y niños. ‘Rebotaban en el camión o eran aplastados', han contado varios testigos.

Entre los muertos, diez niños y adolescentes. En los hospitales, 52 heridos se debaten entre la vida y la muerte.

‘Nos enfrentamos a una guerra', repitió el primer ministro, Manuel Valls. ‘Hemos cambiado de época, Francia va a tener que vivir con el terrorismo', añadió.

NUEVA FASE

Hasta el momento, ningún grupo se ha responsabilizado de este nuevo atentado, de factura diferente a los recientes en Francia —preparados, ejecutados por yihadistas entrenados, con alarde logístico—, pero Valls, Hollande y Molins han aportado sus valoraciones: para el primero, Lahouaiej ‘sin duda está conectado con el islamismo radical'.

Para Hollande, ‘no se puede negar que es un atentado'; para Molins, la matanza responde ‘exactamente' a lo que ordenan y predican los movimientos yihadistas.

Es decir, ataques por todos los medios —cuchillos, coches…— contra los no creyentes, y especialmente contra ‘los sucios franceses', que alegan los yihadistas.