Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Mundo

Su hija murió por un ataque terrorista, pero él quiere la paz

La hija de Nathan Galkowicz fue alcanzada por un cohete salido de la Franja de Gaza hace más de once años; él no quiere  venganza

Su hija murió por un ataque terrorista, pero él quiere la paz
Nathan Galkowicz en el sitio donde cayó el cohete que mató a su hija.

El 14 de julio de 2005 es una fecha que ha quedado en la memoria de Nathan Galkowicz, de 64 años. Ese día, un cohete Qassam lanzado por Hamás (Movimiento de Resistencia Islámico) cayó en la vivienda de su amada hija Dana, quien, con apenas 22 años, empezaba a florecer en los caminos de la vida. Dana murió al instante y desde ese día Nathan no ha dejado de abogar por la paz en Medio Oriente.

Galkowicz, nacido en Brasil, llegó a Israel hace 36 años a hacer estudios superiores. En esta nación conocería al amor de su vida, con quien se casaría y tendría sus hijos, entre ellos Dana. Con el tiempo, abriría cerca a su vivienda, en el Moshav (comunidad agrícola) Netiv Haasara, un restaurante en el que ha dado empleo a varios palestinos.

Nathan no considera a los palestinos culpables de la muerte de su hija, sino a los miembros del grupo Hamás, que buscan apoderarse de territorios de Medio Oriente. A pesar de que hay quienes al escucharlo decir esto lo miran como si se tratara de un loco,  él no deja de repetir que la ideología de los integrantes del Hamás fue la que acabó con la vida de su retoño.

A raíz de la muerte de Dana, el gobierno de Israel construyó un muro que separa al Moshav Netiv Haasara de la Franja de Gaza. En la Vivienda de Nathan también se edificó un búnker, para prevenir cualquier bombardeo.

Español, portugués y hebreo son los idiomas que domina el brasileño Nathan, cuya voz demuestra autoridad. En su ser no cabe la palabra “miedo”; ha sido entrevistado por diversos medios de comunicación y no se cansa de pregonar la palabra “paz”.

La Estrella de Panamá estuvo en el Moshav Netiv Haasara, cerca a la Franja de Gaza, por invitación de la organización Fuente Latina. Allí, este periodista pudo observar un grupo de autos misteriosos que se acercaban continuamente al grupo de colegas. A esto, el guía, Nathan Galkowicz explicaba que es común que Hamás envíe espías cada vez que alguien desconocido acude a este sitio, con el fin de investigar quiénes son los visitantes.

Familias huyeron del Moshav Netiv Haasara

Cuenta Nathan que todas las familias de Netiv Haasara con uno o más hijos varones se han ido del lugar, porque no existe seguridad para ellos. Se ha corroborado que el grupo terrorista Hamás mantiene túneles de 300 a 400 metros de profundidad que pasan por debajo de la comunidad. El Moshav Netiv Haasara se encuentra a solo 100 metros de la frontera de la Franja de Gaza, (territorio que desde el 2007 ha sido completamente tomado por Hamás).

“Desde que son niños, a los miembros del Hamás se les enseña que los judíos son una raza inferior y que deben ser eliminados porque están ocupando sus tierras”, destaca el brasileño radicado en Israel.

Según Nathan, en la Franja de Gaza se vive en hacinamiento y sin  empleo; el único trabajo disponible es el vigilante, aunque es un trabajo que paga muy poco. Antes, la gente vivía del cultivo de frutas tropicales, lo que había dado un “bum” económico a los palestinos.

Brasil e Israel son iguales

Tras la traumática experiencia de Nathan, muchos suelen  preguntarle por qué no regresa a su natal Brasil. Él, sin titubear, responde que en el país suramericano la delincuencia es tan alta que el peligro es similar al que se vive en Israel:  “El mismo miedo que existe allá, está acá, pero de forma distinta”, dice.

Aun así, Nathan  todos los años viaja a Sao Paulo, Brasil,  para visitar a sus familiares y amigos, pero en Israel nacieron sus hijos y es el sitio donde ha construido su morada.

“Mi mensaje es un llamado a que los dos pueblos, que por tantos años vivimos en paz (Palestina e Israel), volvamos a vivir como antes”, enfatiza Nathan.

Sobre Netiv Haasara

Netiv Haasara es la comunidad israelí más cercana a la Franja de Gaza. En el extremo sur de la región se ha instalado una base de las Fuerzas de Defensa de Israel, desde donde salen comúnmente sonidos de disparos de las prácticas de puntería de los soldados israelitas.

En el Moshav Netiv Haasara se ha levantado una cerca eléctrica que intenta impedir los intentos de filtración desde Gaza, además de los tres muros de hormigón contra posibles francotiradores palestinos.

Mensaje de paz

De todos los rincones del mundo llegan visitantes al Moshav Netiv Haasara, curiosos por ver los muros que separan a Israel de la Franja de Gaza. Estos suelen dejar  plasmado en una pared su mensaje de paz.

Una pared cercana a la Franja de Gaza contiene el dibujo de una blanca paloma sobre la cual se encuentran  pegadas decenas de trozos de baldosas. La palabra paz aparece escrita en letras grandes en diversos idiomas.