Temas Especiales

14 de Jul de 2020

Mundo

Turquía mira hacia América Latina desde suelo panameño

Los vuelos de Estambul a Panamá unen 3 continentes: Europa, Asia y América. Además del traslado de pasajeros, aumentarán el intercambio

Turquía, un país que suena distante y desconocido para la mayoría de los panameños, hoy está interesado en Panamá. Aunque muy pocos nacionales conocen sobre este país, en los últimos años algunos han escuchado de ‘El Sultán' y otras series de televisión, pero no es suficiente para conocer la importancia de este país con una característica como pocos en el mundo. Turquía es transcontinental; es decir, su territorio alcanza dos continentes: Europa y Asia.

Su distancia con Panamá es abismal, los separa el Océano Atlántico. Aunque como república es más joven que Panamá, pues fue fundada en 1923, la historia de Turquía es milenaria y acumula 36 sultanes en su haber.

CERCANÍA CON PANAMÁ

El interés por Panamá que puede tener un país tan distante y tan diferente empieza por coincidencias que van más allá de la cultura o la religión. Ambos son países con costas en dos mares y gozan de una posición estratégica que les da un importante valor geopolítico y económico.

‘Los turcos tienen interés en el intercambio comercial y estratégico que pueda generar con Panamá',

ANDRÉS GREGORIO NÚÑEZ

CÓNSUL DE PANAMÁ EN TURQUÍA

Panamá es un país pequeño; Turquía, enorme, y a pesar de que geográficamente están distantes, la historia los acerca. A través de su existencia como nación, Turquía ha sido un territorio de paso y conexión entre dos continentes y al menos tres mares. Un territorio sobre el cual la gente se mueve de un lado a otro.

Ambas naciones se destacan por una economía pujante en la cual la seguridad es vital para la confianza de quienes las usan como vía de tránsito, al punto que Turquía se ubica hoy día como la décimo séptima economía en el mapa mundial.

Su posición es estratégica y su explotación va mucho más allá de la marítima, también es aérea y terrestre. Desde 1933 es aprovechada por su principal línea aérea, Turkish Airlines, para el traslado de pasajeros a todo el mundo.

Hace un año Turkish Airlines puso sus ojos en Panamá y empezó a volar al país del Canal. Desde entonces, más de 52 mil pasajeros han hecho el viaje transatlántico, que toma unas trece horas.

La aerolínea ha hecho del buen trato a sus pasajeros una política permanente que le ha permitido estar en una constante expansión y que ha visto a Panamá como el lugar adecuado para ubicar su hub aéreo que permitirá a sus pasajeros de Centro y Sur América hacer las conexiones de viaje.

Entre 2003 y 2016, Turkish Airlines registró un crecimiento de 310%, al pasar de 30 millones a 123 millones de pasajeros que utilizaron los servicios de la aerolínea.

Panamá se convierte en su plataforma para lograr esa conexión transcontinental que permitirá la unión de tres continentes en un solo vuelo.

En la ciudad de Estambul está su principal aeropuerto, punto desde el que salen sus vuelos internacionales y domésticos.

La puntualidad y la buena atención a sus clientes son sus principales cartas de presentación y lo que les ha permitido ese crecimiento.

Desde Estambul no se mueven únicamente pasajeros turcos; las 24 horas del día viajan en sus 300 aviones pasajeros que acercan destinos tan distantes como Europa, Asia e incluso África. Son más de 123 millones de personas las que se mueven al año y que desde hace doce meses tienen a Panamá como uno de sus puntos de enlace.

Los vuelos salen y llegan uno seguido del otro, con la precisión de un reloj suizo.

RELACIÓN BILATERAL

Panamá tiene relaciones diplomáticas con Turquía, lo que permite el desarrollo del intercambio comercial entre ambos países. A los turcos, con una población que supera los 80 millones de habitantes, les interesa mucho la producción agrícola panameña, informó el cónsul de Panamá en este país, Andrés Gregorio Núñez.

Los vuelos desde y hacia Turquía ofrecen a los viajeros la más delicada muestra de la gastronomía de este país que mezcla en un toque propio, la delicadeza europea con los gratos aromas y sabores de las especias asiáticas para dar como resultado los más exquisitos platillos preparados bajo estrictas medidas de higiene.

El café panameño, que es de categoría mundial, está despertando el interés del mercado turco y se podrá convertir en materia prima para la preparación del renombrado café turco que aunque tenga otro origen, solo los turcos saben darle el molido, el toque de cocimiento y la temperatura adecuada para lograr el producto perfecto.

Según el cónsul, además de textiles y alfombras, los turcos exportan cerámica para recubrir pisos y paredes, griferías, acero y herramientas, por lo que miran al mercado latinoamericano.

####################################################

EL CANAL DE PANAMÁ Y EL INTERÉS DE LOS TURCOS

Además de su plataforma como hub aéreo de la región, los turcos están interesados en conocer el funcionamiento del Canal de Panamá y cómo los panameños han logrado éxito con el funcionamiento de la vía acuática y el paso de naves de un océano a otro.

En el caso de los turcos, el interés se centra en la explotación del estrecho de Bósforo, una configuración natural que divide a Estambul en dos partes, una de las cuales queda en Europa y la otra, en Asia. El estrecho tiene una extensión de treinta kilómetros y en su parte máxima el ancho es de 3,700 metros y en la mínima, 750 metros, lo que permite que más que como puente sirva de conexión entre dos continentes

El estrecho de Bósforo es una vía de gran importancia para el comercio nacional y regional, pues une al Mar Mármara con el Mar Negro y a su vez con el Mar Mediterráneo, lo que les permite comerciar con otros países como Grecia y el resto de Europa.

El muelle de Bósforo, en la ciudad de Estambul, es la gran entrada y salida de muchos productos desde y hacia Turquía. Aunque Bósforo es un canal a nivel cuyo uso actualmente es gratuito, a los turcos les interesa saber cómo funciona el Canal de Panamá y cómo los panameños le sacan beneficio con el sistema de peajes.