Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Mundo

Al menos 14 muertos en operación antiterrorista contra el EI en Pakistán

El ISPR afirmó que se han recuperado artefactos explosivos y que la aviación y la artillería han destruido numerosos refugios de terroristas

Al menos 14 muertos en operación antiterrorista contra el EI en Pakistán
Estado Islámico.

Al menos 13 supuestos terroristas y un soldado murieron en la operación que el Ejército paquistaní lanzó el domingo contra el Estado Islámico (EI) en zonas tribales del país fronterizas con Afganistán, informó hoy una fuente oficial.

"Hasta ahora 13 terroristas han sido abatidos y seis heridos. Durante el intercambio de disparos el soldado Abdul Jabbar ha dado su vida por la patria", indicó la oficina de comunicación del Ejército (ISPR) en un comunicado.

Según la nota, las tropas han "limpiado" 90 kilómetros cuadrados en el valle de Rajgal, en el operativo "Khyber 4", en el área tribal del mismo nombre fronteriza con Afganistán.

El ISPR afirmó que se han recuperado artefactos explosivos y que la aviación y la artillería han destruido numerosos refugios de terroristas.

La operación "Khyber 4" comenzó el pasado domingo en la zona tribal de Khyber con el objetivo de hacer frente al EI, cuya presencia en el país habían negado hasta hace poco las autoridades paquistaníes.

Según los militares paquistaníes, el EI se ha establecido en Afganistán y amenaza su territorio.

El EI ha reivindicado numerosos ataques en suelo paquistaní, el último de ellos el doble atentado a finales de junio en la localidad de Parachinar, en las áreas tribales del noroeste de Pakistán, en el que murieron 25 personas y un centenar resultaron heridas.

El área de Khyber ha sido escenario de tres operaciones desde septiembre de 2014, después de que en junio de ese año los militares lanzasen una ofensiva en la zona tribal de Waziristán del Norte contra la insurgencia.

En esos operativos murieron unos 3.500 insurgentes, según el Ejército paquistaní, una cifra no comprobada de forma independiente.

Islamabad lanzó una nueva ofensiva militar en todo el país contra la insurgencia, bautizada como operación Radd-ul-Fasaad (Eliminación de la discordia) tras una cadena de atentados que el pasado febrero causaron alrededor de 130 muertos.

Las operaciones militares han ayudado a reducir el terrorismo de forma sustancial.