La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Mundo

Armamento comprado por EE.UU. terminó en manos del Estado Islámico

En 2013 el Gobierno de Barack Obama puso en marcha un programa para dar armas a los rebeldes sirios

El programa de entrenamiento de rebeldes contrarios al Gobierno sirio estaba a cargo de la CIA.

De acuerdo a un estudio financiado por la Unión Europea y el Gobierno de Alemania, armas compradas por el Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) que estaban dirigidas a las milicias rebeldes contrarias al Gobierno sirio terminaron en manos del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en un lapso de tres años.

El estudio fue realizado por la organización británica 'Conflict Armament Research', y de acuerdo a este las armas, que incluían sofisticado armamento contra tanques, habría pasado a manos del grupo terrorista a tan solo dos meses de salir de la planta de producción, indica el documento al cual tuvo acceso el diario estadounidense USA Today.

Para llegar a las conclusiones la organización estudio unas 40 mil armas y otros objetos recuperado de las manos del EI y que habrían sido utilizadas entre 2014 y 2017.

No obstante los investigadores no consiguieron descubrir si el armamento habría sido capturado durante combates o si los rebeldes les vendieron el armamento a los terroristas.

EE.UU. contaba con dos programas para introducir armamento en el conflicto civil de Siria, uno en manos de la CIA, el cual inició en 2013 durante la administración de Barack Obama, y que brindaba armas a los rebeldes contrarios al Gobierno sirio. El otro programa, a cargo del Pentágono, apoyaba las agrupaciones kurdas en su lucha contra el EI.

En el segundo programa la organización británica no encontró evidencia de que el armamento entregado a las fuerzas kurdas terminase en manos de agrupaciones terroristas.

En 2016, oficiales de inteligencia de Jordania, habían reportado que el armamento que enviaba el programa de la CIA y el gobierno de Arabia Saudita para apoyar a los rebeldes sirios terminaba en el mercado negro, informaba entonces el New York Times.

La CIA con apoyo del Gobierno de Jordania, por su proximidad a Siria, entrenó a cientos de rebeldes en suelo jordano entre 2013 y 2016, pero el avance de estos se vio frenado cuando Rusia, aliado del Gobierno sirio, decidió entrar en el conflicto armado.