La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Mundo

Rajoy, en un ‘punto muerto' frente a los independentistas

Las apuestas del gobierno de Mariano Rajoy hicieron aguas en las urnas catalanas

Mariano Rajoy (d) junto al presidente del oficialista Partido Popular en Cataluña, Xavier Garcia Albiol (i).

Las apuestas del gobierno de Mariano Rajoy hicieron aguas en las urnas catalanas el pasado jueves 21 de diciembre (21-D).

Conocidos los resultados de las elecciones convocadas por el propio presidente español, los independentistas volvieron a alcanzar mayoría absoluta en el Parlamento de Cataluña, echando por tierra las pretensiones de Madrid de frenar a los soberanistas.

Pese a la severa actuación judicial sobre los líderes independentistas y la inédita aplicación del artículo 155 de la constitución española, que facultó a Rajoy para disolver e intervenir el gobierno catalán, los secesionistas conservaron la mayor parte de sus fuerzas intactas, mientras que el oficialista Partido Popular rompió su propio piso electoral, obteniendo su peor resultado en la historia del colectivo en Cataluña, bajando de 11 a 3 diputados.

El 21-D ubicó como el más votado al derechista y partidario de la permanencia en España, Ciudadanos, con 37 escaños; seguido por los independentistas: Juntos por Cataluña (JxCat) -derecha-, con 34; Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) -izquierda- con 32. Sin embargo, juntos no consiguen mayoría en la Cámara, establecida en 68 escaños, estos tendrán que apoyarse en los 4 escaños alcanzados por la Candidatura de Unidad Popular (CUP) -izquierda anticapitalista-.

Aunque debilitado, Rajoy dejó claro que no dimitirá y aseguró que esperará a que se forme el nuevo gobierno en la Generalitat (Ejecutivo regional catalán), para ‘negociar'. No obstante, quien se perfila como el próximo presidente de la Generalitat es, nada menos que Carles Puigdemont, expresidente catalán cesado hace unos meses tas la aplicación del artículo 155, lo que coloca al jefe de Estado español en un laberinto creado por su propia gestión de la crisis. Del lado independentista, lo obtenido en los últimos comicios, tampoco les otorgó ventajas.

Con Puigdemont ‘exiliado' en Bruselas, Oriol Junqueras, líder de ERC en prisión y más de 19 diputados soberanistas electos imputados, incluso bajo los cargos de ‘rebelión', la situación es casi de ‘punto muerto'.

Los Comunes, la marca del partido de Pablo Iglesias en Cataluña, que auguraba convertirse en la ‘llave' para formar gobierno en Cataluña, contrarios a la secesión y llamando a un ‘referéndum pactado', se quedaron en el camino quedando con 8 de los 11 diputado que mantenían.

Lo que convierte a los 4 escaños de la CUP, en pieza clave para la vuelta al poder de los soberanistas. Un camino en extremo complejo, teniendo en cuenta que la condición, para un posible pacto con la CUP, es retomar la vía unilateral de independencia.

De vuelta la mayoría de los actores a la línea de meta, el tablero se presenta con múltiples lecturas sobre quien ganó el pulso el 21-D; el único escenario para Cataluña, por el momento, es la incertidumbre.