La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Mundo

EEUU acusa a Rusia de ciberataque 'destructivo' sin aportar evidencias

El ataque con software malicioso denominado Notpetya estalló primero en Ucrania y se extendió con rapidez a otros países, incluido Rusia

El ataque paralizó numerosos sistemas informáticos en junio pasado.

Estados Unidos acusó este jueves al Ejército ruso de haber lanzado el "ciberataque más destructivo y costoso de la historia", pero no aportó ninguna evidencia.

La denuncia estadounidense fue emitida horas después de que la Cancillería del Reino Unido hiciera una acusación similar, señalando al gobierno de Rusia de estar detrás del ciberataque NotPetya de junio de 2017.

El Kremlin rechazó de forma "categórica" las acusaciones del Reino Unido. "Lo consideramos injustificado e infundado", dijo el vocero de la presidencia rusa, Dmitry Peskov, citado por un medio local.

Según un comunicado de la Secretaría de Prensa de la Casa Blanca, el ataque afectó a todo el mundo y causó pérdidas de miles de millones de dólares en toda Europa, Asia y América.

"Forma parte de los esfuerzos del Kremlin para desestabilizar a Ucrania y demuestra de manera más clara que nunca la participación de Rusia en el conflicto en curso", apunta el comunicado.

El ataque con software malicioso denominado Notpetya, que paralizó numerosos sistemas informáticos en junio pasado, estalló primero en Ucrania y se extendió con rapidez a otros países, incluido Rusia.

El comunicado señala que el "ciberataque imprudente e indiscriminado" causará consecuencias internacionales. En enero, funcionarios de inteligencia de EEUU citaron un informe confidencial de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en el que se afirmaba que el Departamento Central de Inteligencia (GRU), el servicio de inteligencia militar de Rusia, era el responsable de la creación de NotPetya, de acuerdo con una información del Washington Post.

Sin embargo, la CIA se negó en aquel entonces a hacer comentarios sobre el tema. La única vinculación conocida por el público hasta ahora fue que el ataque tuvo lugar cuando Ucrania estaba a punto de celebrar el Día de la Constitución.

"Esta acusación es nada más que la continuación de la campaña de 'Rusofobia'. No tiene ningún fundamento", puntualizó Peskov.