Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Mundo

Inquietud ante posible mandato indefinido para Xi Jinping

El presidente chino que culminaría su segundo mandato el 2023 tendría la vía abierta para postularse a un tercer período a cargo de la segunda mayor economía del mundo. En las redes y en la región de Hong Kong no todos han reaccionado positivamente a que Xi se mantenga en el poder

Xi Jinping, quién llegó al cargo de presidente de China el 14 de marzo de 2013, ha acumulado durante su gestión suficiente poder como para convertirse en la figura ‘núcleo' del Partido Comunista de China (PCCh) y ahora tiene la posibilidad de extender su mandato a cargo de la segunda mayor economía del mundo, lo que para algunos resulta una noticia inquietante.

Tal es el caso del activista hongkonés Joshua Wong, quién estuvo en prisión varios meses por liderar las protestas conocidas como la ‘Revolución de los Paraguas' en 2014 y quién califica a Xi de ‘emperador'.

‘Para Hong Kong, que es relativamente más abierto y diverso que el resto de China, el futuro de la libertad académica, la libertad de prensa, la libertad de expresión y los derechos políticos será más precarios', dijo otra voz disonante a la agencia Efe , el profesor de Estudios Internacionales de la Universidad Baptista de Hong Kong, Kenneth Chan.

Joyce Lin, directora del Centro Asiático de la Universidad Tamkang en Taiwán considera que la extensión del mandato servirá a Xi para ‘consolidar definitivamente su liderazgo, eliminar la oposición interna y manejar las diferencias con Estados Unidos'.

Las reacciones negativas no solo se dieron en Taiwán y Hong Kong, de acuerdo al diario estadounidense New York Times , los censores del gobierno chino h an suprimido las criticas que han surgido en Internet, a través de populares plataformas como Weibo .

Algunos internautas lo relacionaban con Mao, otros le comparaban con Yuan Shikai, quien a principios del siglo XX restauró la monarquía china con él como su nuevo emperador.

El analista político radicado en Pekín, Wu Qiang, asegura que el cambio en la Constitución convertiría a Xi en un ‘superpresidente'.

Fuera de China periódicos como el inglés The Guardian señalaron que la victoria de Xi es una derrota para las élites que sobrevivieron a la ‘era maoísta'.

El presidente chino, señala por su parte The Washington Post , está ‘construyendo un modelo de totalitarismo del siglo XXI para venderlo al resto del mundo'.

Por otro lado, el diario oficial People's Daily , advirtió que la enmienda a la constitución no significaría una estadía en el poder ‘a largo plazo' para los funcionarios públicos.

Margaret Lewis, profesora leyes de la Universidad Seton Hall, entrevistada por la cadena CNN , concuerda en que la enmienda a la Carta Magna no significa necesariamente que el actual presidente apostaría por un tercer mandato, sin embargo, la experta duda sobre ‘quién tendría la audacia de desafiar a Xi'.

Shi Yinhong, profesor de relaciones internacionales de la Universidad de Renmin, señaló que a Xi probablemente no le preocupa la forma en la que el mundo reaccione, por el contrario, lo ‘vuelve más fuerte'.

Dentro del oficialismo la noticia en cambio se ha celebrado. Para el Global Times las enmiendas mejorarán ‘la institución del liderazgo del Partido Comunista y de la nación'.

Por su parte el diario oficial anglófono, China Daily , considera la nueva medida como ‘necesaria para perfeccionar el sistema de gobierno del Partido y del Estado'.

EL ‘SUPERPRESIDENTE'

Durante su gestión Xi se ha convertido en el líder del Partido, el Estado y la Comisión Militar Central, pilares claves del sistema chino.

Además, en 2016 el PCCh lo calificó de figura ‘núcleo' de la formación.

Xi también está a cargo de un comité de seguridad estatal que fue creado tras el 18° Comité Central del PCCh, el cual busca coordinar los diferentes estamentos de seguridad en casos de crisis.

Zhang Ming, profesor del departamento de Estudios Internacionales en la Universidad del Pueblo en Pekín, dijo al diario El País que ‘el comité es principalmente un paso de Xi Jinping para concentrar el poder, aparte de reforzar la gestión de la seguridad'.

Junto a la extensión del mandato, el Comité Central del Partido también ha propuesto inscribir la ideología de Xi en la Carta Magna, algo que solo fue concedido en vida al fundador de la República Popular China, Mao Zedong.

Estas dos propuestas -y otras enmiendas menores- a la Constitución serán votadas este mes.

Con ello Xi, cuyo segundo período a cargo del país debía culminar en 2023, podría proseguir al mando de la segunda mayor economía del mundo más allá de la fecha estipulada.

Esta es la quinta vez que el país introduce cambios a su Carta Magna, la última vez fue en 1982, año en el que precisamente se modificó el texto para imponer límites temporales al mandato de los líderes chinos.

El jefe de Estado chino también ha cultivado una imagen de hombre del pueblo con el apoyo de la maquinaria mediática del país asiático.

Al igual que Mao, Xi ha utilizado la propaganda política para presentarse como el líder necesario para guiar al país, informa The New York Times .

Y no solamente ha acaparado poder político y económico, ha llevado a su vez una vasta campaña contra la corrupción dentro del PCCh, que ha devenido en la detención de miles de funcionarios.

Las cifras de la Comisión Central para la Investigación y la Disciplina hablan de unos 80 mil funcionarios castigados, en todos los niveles de la estructura del partido.

Los medios oficiales también destacan logros de la actual gestión como mantener un crecimiento económico estable, reducción de la pobreza y prevención de la contaminación, entre otros.

Según el Banco Mundial China ha sacado de la pobreza a unos 800 millones de sus ciudadanos desde 1978, dentro de esta lógica de eliminación de la pobreza, la actual administración se ha planeado reducir la pobreza rural a cero para el 2020.

A ello se suma una gran inversión en la urbanización del país -viviendas, infraestructura ferroviaria, carreteras- e inversión en la educación.

En 2012 Shanghai se hizo con el primer puesto en el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA), un modelo que se reproduce en otras regiones del país.

PRESENCIA INTERNACIONAL

El mandato de Xi también se ha caracterizado por una presencia cada vez más destacada de China en el escenario internacional.

Su administración se ha mostrado como un defensor de la globalización económica y es favorable a la lucha contra el cambio climático. Esto ha provocado que China sea vista en Washington como un adversario de la potencia norteamericana, junto con Rusia.

El director del FBI, Christopher Wray, calificó al país asiático de una ‘amenaza'. Sin embargo esta es la tendencia global, de un mundo más divergente en el que EE.UU. no tiene el papel protagónico, como le gustaría.

Pero la propuesta más ambiciosa de Xi a nivel internacional, es el megaproyecto denominado Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda.

El proyecto, que parte de la reconstrucción de la antigua ruta comercial de la seda que recorrió Marco Polo, afectaría a 60 países (entre Asia Central, África y Europa), al 70% de la población mundial y generaría el 55% del PIB global.