La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Mundo

Consejo de Europa pide libertad para opositores rusos

Jagland insistió en que el de reunión es uno de los derechos fundamentales protegidos por el Convenio Europeo de Derechos Humanos

El pasado sábado fueron arrestados varios simpatizantes del opositor ruso Alexéi Navalni.

El secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, pidió ayer la liberación de los detenidos en las manifestaciones organizadas en Rusia contra la investidura del presidente Vladímir Putin.

‘Los manifestantes pacíficos que han sido detenidos deberían ser liberados', subrayó en una declaración el secretario general, que dijo estar preocupado por el recurso a la violencia y las ‘detenciones masivas' en esas marchas, convocadas por el líder opositor Alexéi Navalni.

El mismo Navalni estuvo varias horas detenido acusado de organizar, sin autorización, la manifestación de Moscú, y de resistencia a la autoridad.

Jagland insistió en que el de reunión es uno de los derechos fundamentales protegidos por el Convenio Europeo de Derechos Humanos y mostró su disposición para que el Consejo de Europa preste asistencia a Rusia para ‘mejorar' su legislación.

El secretario general de la institución paneuropea —de la que Rusia forma parte— lamentó que los organizadores de las protestas y las autoridades no se hubieran puesto de acuerdo sobre el lugar en que debían llevarse a cabo.

Hizo notar que ‘en las sociedades democráticas esas cuestiones deberían resolverse pacíficamente y en consenso', en línea con la convención y con la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

El pasado mes de septiembre, el comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Nils Muiznieks, había criticado las restricciones en Rusia a la libertad de reunión pacífica y había pedido una revisión ‘a fondo' de la normativa.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, dependiente del Consejo de Europa, había condenado a Rusia en febrero de 2017 por someter a Navalni a procesos judiciales ‘injustos' y a ‘privaciones arbitrarias de su libertad' durante las siete veces que había sido detenido entre 2012 y 2014.

Los jueces de Estrasburgo calificaron entonces de ‘desproporcionada' la acción de las autoridades.