La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Mundo

Nuevo líder de la oposición acusa al Gobierno español de "efecto llamada"

Pablo Casado, responsabilizó hoy al Gobierno de Pedro Sánchez de haber provocado un "efecto llamada" por su decisión de acoger en España en junio al buque Aquarius

Nuevo líder de la oposición acusa al Gobierno español de "efecto llamada"

El nuevo líder de la oposición en España y presidente del Partido Popular (PP, centro-derecha), Pablo Casado, responsabilizó hoy al Gobierno de Pedro Sánchez de haber provocado un "efecto llamada" por su decisión de acoger en España en junio al buque Aquarius.

En una intervención ante militantes de su partido en Ávila (centro), el sucesor de Mariano Rajoy al frente del PP dijo que en materia de inmigración "no cabe la demagogia" y que a los miembros de su formación también les "desgarra" ver las imágenes de inmigrantes en el mar intentando llegar a las costas europeas.

El buque, que llevaba a 630 inmigrantes procedentes de Libia, fue rechazado por Italia y Malta y acabó atracando en España el pasado 17 de junio.

Casado subrayó HOY que su partido no puede ser "populista" y que lo que los españoles buscan es "un partido que diga claramente que no es posible papeles para todos" y que "no es posible que España pueda absorber a millones de africanos que vengan a buscar un futuro mejor en Europa".

"Y como no es posible, tenemos que empezar a decirlo, aunque sea políticamente incorrecto", ha argumentado el líder del PP, quien vinculó la situación actual de la inmigración con el "efecto llamada" por la decisión de acoger al barco Aquarius por parte de Pedro Sánchez, que llegó al poder el pasado 1 de junio tras derribar a Mariano Rajoy mediante una moción de censura.

"Hay un millón de inmigrantes esperando en las costas libias que están planteándose una nueva ruta a través de España", ha dicho el presidente del PP, quien se ha referido a "estudios de ONG que dicen que hay 50 millones de inmigrantes africanos que están recabando dinero para poder hacer estas rutas en las que las mafias les cobran de 2.000 a 4.000 euros dejándoles en ataúdes flotantes".

En el año 2017, cuando gobernaba el Partido Popular de Mariano Rajoy, entraron ilegalmente en España 22.108 inmigrantes. Este año, en tan sólo seis meses, han llegado 20.992, triplicando las cifras del año anterior por las mismas fechas.

Ante esta situación el Gobierno de Pedro Sánchez ha defendido que el problema migratorio es "un problema de Europa, que necesita una solución europea", según defendió ayer el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, quien añadió que el Gobierno de Mariano Rajoy pecó de "un poco de imprevisión".