La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Mundo

Sahara siempre fue marroquí, sostiene experto internacional

África, por hallarse en el centro del escenario mundial, es objeto de muchas promesas y de todas las esperanzas

Acerca de  la legitimidad histórica de Marruecos sobre el Sahara, Jorge Verstrynge, miembro del partido español Podemos, fue categórico.“El debate en torno al Sahara no debería tener lugar. El territorio del Sahara es marroquí y lo fue siempre”, subrayó, en un intermedio durante los trabajos del Foro Crans Montana (FCM) reunido en una de las provincias marroquíes en el corazón del Sahara, convertida  en epicentro de los planes de desarrollo para el continente Africano.

Al inicio de las sesiones, en un mensaje a los participantes, el rey Mohamed VI destacó que  el FCMconstituye uno de los espacios de reflexión e intercambio que permiten, dentro de la actual coyuntura internacional, captar las líneas de fuerza, los puntos de vigilancia y los temas de debate.

África, por hallarse en el centro del escenario mundial, es objeto de muchas promesas y de todas las esperanzas, reconoció. Por eso afronta los retos que supone interactuar con los desafíos geoestratégicos internacionales y los cambios en curso.

“Este es el momento de África, este debe ser el siglo de África”, afirmó Mohamed VI, en un mensaje leído por  Khattat Ynja, presidente de la región de Dajla-Ued Eddahab.

Una ficción de Argelia

Sobre el tema del Sahara marroquí, Verstrynge, experto en política internacional y reconocido catedrático universitario, caracterizó como una ficción de la guerrilla del Frente Polisario y Argelia la autodenominada república árabe saharaui democrática.

“La república saharaui no existe. Es una creación de Argelia y una parte de la izquierda española que lamentablemente aún no logra tomar conciencia de la situación real de ese territorio marroquí”, afirmó el también exsecretario general de la Alianza Popular, una coalición de agrupaciones políticas creada al inicio de la transición democrática en España.

En este contexto, instó a Argelia a “lidiar con sus problemas políticos internos en lugar de interferir en los asuntos de Marruecos y su Sahara”.
“Marruecos es el país que ha logrado el mayor progreso y crecimiento económico en África y está realizando esfuerzos considerables en solidaridad con los países africanos”, añadió.

Valoró como “fundamental”  el papel de Marruecos en el contexto africano y aseguró que lo será aún más en el futuro, por sus fuertes vínculos con el continente y el haberse constituido en la voz de África en los foros internacionales.

Verstrynge, junto a más de un millar de personalidades de 110 países, participó en  la quinta versión del FCM, el más importante foro económico y social del mundo enfocado en la promoción de la cooperación Sur-Sur.

El FCM, creado en Suiza como un encuentro de reflexión internacional al estilo del de Davos, se ha ganado el nombre del Davos de África.

Exjefes de Estado y de gobierno, ministros, parlamentarios, empresarios, académicos, expertos internacionales, actores de la sociedad civil, además de  líderes de opinión, se dieron cita este año para debatir durante cuatro días sobre el futuro de África.

Perla del Sahara marroquí

Dajla, considerada la perla del Sahara marroquí, fue el epicentro de un encuentro en el que unos 1,200 delegados de 110 países, analizaron cómo construir un África más fuerte y moderna al servicio de su juventud. También se debatieron temas como la seguridad energética, las exigencias medioambientales, la economía digital, la salud pública, la agricultura sostenible, la promoción de la iniciativa empresarial y el liderazgo de las mujeres.

El presidente y fundador del FCM, Jean-Paul Carteron, dijo que los resultados fueron positivos no solo por la calidad de los representantes de África, América latina, Estados Unidos y  Europa, sino por la riqueza y aportes de los debates.

Esta nueva edición en Dajla fue una plataforma de intercambio y diálogo sobre cómo construir un continente africano próspero, desarrollado e inclusivo que aproveche todas sus ventajas y potencialidades, resaltó.

Dajla, una paradisíaca ciudad de 100,000 habitantes, se sitúa en una estrecha península del Atlántico en pleno corazón del Sahara marroquí, a 1,800 kilómetros de Casablanca y a 400 kilómetros de la frontera con Mauritania.

Además de sus impactantes bellezas naturales y las bondades de sus aguas termales de fama mundial, ocupa una posición geoestratégica excepcional que la potencia como centro económico, comercial y de turismo en plena expansión. Cuenta, al mismo tiempo, con más de un centenar de empresas instaladas en su zona portuaria que producen el 75% del pescado y moluscos que consume y exporta Marruecos.

Con la elección de Dajla como sede el FCM, Marruecos muestra al mundo el esfuerzo que ha realizado el gobierno para lograr el desarrollo de sus provincias del Sáhara y de las comunidades que albergan.

Las masivas inversiones de más de $4,000 millones en abastecimiento de agua potable, electricidad, construcción de carreteras, puertos, escuelas, hospitales y aeropuertos están orientadas a mostrar el desarrollo alcanzado en el Sahara marroquí.

El continente más joven

En su mensaje, el monarca marroquí destacó la fuerte vitalidad demográfica del continente que posee la población más joven de la tierra.

“Esta joven generación es la que va a construir el África del mañana. Esta juventud va a contribuir a la paz, a la estabilidad y al desarrollo socioeconómico del continente. Pero nuestra juventud necesita ser apoyada, formada, responsabilizada y, sobre todo, valorada. Hay que formarla para hacer del potencial económico de hoy la realidad del mañana”, añadió el monarca marroquí.

Con 30 millones de kilómetros cuadrados, África  representa un cúmulo de oportunidades para una población que en el 2050 contará con 2,500 millones de habitantes, el doble de la actual, de los que la mitad tendrán menos de 25 años.

“La aceleración de la transición demográfica nos interpela para lanzar importantes obras de desarrollo, capaces de transformar la realidad del continente, especialmente en las áreas de la educación, la sanidad, la agricultura, las infraestructuras o incluso la lucha contra la pobreza”, dijo Mohamed VI.

Alertó, al mismo tiempo, sobre la peligrosa inmigración de una parte de la juventud africana en busca de un futuro bajo otros horizontes. “Eso no debe ser una fatalidad, y mucho menos la imagen de un África fracasada. Nuestro interés común está en trabajar para hallar respuestas pertinentes y adaptadas, a fin de permitir a nuestros jóvenes hallar su futuro en África y para África”, precisó.

En ese sentido, aclaró que el compromiso de Marruecos con África y a favor de una activa cooperación Sur-Sur, no es el resultado de circunstancias o intereses estrechos.

Desde que llegó al trono en 1999, Mohamed VI ha puesto en marcha un modelo innovador de cooperación Sur-Sur. En ese periodo ha suscrito más de 1,000 acuerdos de cooperación con 35 de los 54 países africanos. Más de 25,000 estudiantes africanos han completado cursos de formación profesional en universidades y escuelas superiores marroquíes.

Marruecos impulsa, en forma simultánea,  dos proyectos estratégicos para integrar el continente. El Gasoducto del Atlántico  de África para unir desde Nigeria hasta Marruecos a 12 países en un  mercado regional de la electricidad a base de gas natural, y el establecimiento de plantas de producción de fertilizantes con Etiopía y Nigeria, que buscan mejorar la productividad agrícola y favorecer la seguridad alimentaria de los países de esa subregión.

El monarca marroquí recordó que en el 2000,  bajo su mandato, Marruecos canceló todas las deudas que los países menos avanzados del continente y facilitó las importaciones procedentes de esas naciones.

“La cooperación debe inscribirse  en una lógica de mutuo beneficio, con una mano extendida, promoviendo y apoyando la paz, la estabilidad y la seguridad en África”, afirmó. Ese es el espíritu que ha animado la acción de Marruecos, especialmente desde que en enero del 2017 se reincorporó a la Unión Africana.