Panamá,25º

09 de Dec de 2019

Mundo

El "no" a Sánchez mete presión para formar un Gobierno de coalición en España

El socialdemocrata, Pedro Sánchez, no alcanzó los votos necesarios en el Parlamento para ser envestido como presidente del país

El jueves tendrá lugar una segunda votación en la que al candidato socialdemócrata le bastaría una mayoría simple (más votos afirmativos que negativos), para lo que necesitaría el apoyo de Unidos Podemos y otros grupos minoritarios.

La negativa del Congreso español a la investidura del socialista Pedro Sánchez como presidente del Gobierno abrió un nuevo plazo de 48 horas para formar un Ejecutivo de coalición con Unidas Podemos (UP), cuya abstención en la votación de ese martes podría ser un gesto para continuar las negociaciones.


En la votación realizada en la cámara baja, Sánchez obtuvo 124 votos a favor, frente a 170 negativos y 52 abstenciones, un número insuficiente ya que requería una mayoría absoluta, es decir 176 diputados.

El jueves tendrá lugar una segunda votación en la que al candidato socialista le bastaría una mayoría simple (más votos afirmativos que negativos), para lo que necesitaría el apoyo de UP y otros grupos minoritarios.

La portavoz adjunta de UP en el Congreso, Ione Belarra, pidió al Partido Socialista (PSOE) un movimiento rápido que favorezca las negociaciones porque, dijo, solo quedan 48 horas para pactar un Gobierno de coalición: "se está acabando el tiempo", advirtió.

"Hemos hecho muchas renuncias, no hace falta recordar el paso al lado que dio Pablo Iglesias", recordó Belarra en relación al veto que los socialistas hicieron la semana pasada al líder de UP como condición para negociar.

"Hemos encontrado a un PSOE que nos ha dicho no, no y no", reiteró la portavoz parlamentaria de la formación, quien reprochó a los socialistas que no se hayan movido nada para facilitar un acuerdo.

Desde el PSOE, su secretario general en el Congreso, Rafael Simancas, pidió a UP "altura de miras y generosidad", ya que "no hay excusas para bloquear un gobierno progresista, ni ambición personal, ni colectiva".

"Sólo hay dos alternativas: Que España tenga gobierno y avance, o que no lo tenga y se bloquee. La inmensa mayoría de los españoles quiere que el país avance", dijo.

Sánchez solo logró sumar a los 123 diputados del PSOE el apoyo del único legislador de un pequeño partido regionalista de la región de Cantabria (norte).

Los votos negativos fueron los del bloque de derecha (Partido Popular, Ciudadanos y Vox) así como los de los partidos independentistas catalanes ERC y JxCat y de otras formaciones menores de corte conservador.

Entre los abstencionistas figuraban, además de UP, otros partidos nacionalistas, como el Partido Nacionalista Vasco.

Las esperanzas de Sánchez pasan porque las negociaciones que su partido mantiene con UP fructifiquen de cara a la votación del jueves por mayoría simple.

Varios pequeños partidos que hoy se abstuvieron habían señalado que no bloquearían a Sánchez si lograba cerrar un acuerdo para un Gobierno de coalición con UP.

La decisión de Unidas Podemos de no votar en contra de Sánchez y abstenerse ha sido interpretada como un gesto positivo hacia la continuación de esas negociaciones.

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, confirmó antes de la votación que el PSOE había aceptado que una futura vicepresidencia del Ejecutivo fuera para la "número dos" de Unidas Podemos, Irene Montero.

Después de que Iglesias recalcara ayer en el Congreso que los socialistas no les ofrecían en las negociaciones ministerios de entidad, Calvo aseguró hoy que le han ofrecido áreas "muy atractivas" del Gobierno.

Los socialistas han convocado para mañana una reunión de su Ejecutiva, en la que previsiblemente se discutirá la marcha de las negociaciones para refrendar un hipotético acuerdo de coalición.

Sánchez admitió este martes en el Congreso que hasta ahora hay "nulo éxito" en las conversaciones con UP formar para un Gobierno de coalición.

Recalcó que UP es "el socio" con el que quiere cooperar y gobernar y se quiere entender con ellos pese al debate bronco que mantuvo ayer con Iglesias en la Cámara Baja.

En declaraciones a la prensa antes de la votación, Calvo aseguró que los socialistas mantendrán hasta el "último minuto" las negociaciones.

Si Sánchez quiere salir investido el jueves, necesitará, como mínimo, convertir la abstención de Unidas Podemos en un "sí" y que ERC (catalanes republicanos independentistas) y el PNV (nacionalistas vascos) se abstengan.