La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Mundo

Sánchez llama a la "contención de las partes" en escalada tensión del Golfo

El presidente en funciones del Gobierno de España, Pedro Sánchez.Justin Lane | EFE

El presidente en funciones del Gobierno de España, Pedro Sánchez, hizo este martes un llamamiento a la "contención de las partes" ante la escalada de tensión en el golfo Pérsico y aplaudió "los esfuerzos de mediación" para que dicha tensión se reduzca.

En su discurso ante la Asamblea General, Sánchez subrayó su preocupación por dicha escalada y por "la posibilidad de que un error en la respuesta degenere en un conflicto de consecuencias graves en Oriente Próximo".

"Llamamos a la contención de las partes y los actores regionales, y aplaudimos los esfuerzos de mediación", dijo Sánchez, quien horas antes mantuvo un encuentro bilateral con el presidente iraní, Hasan Rohani, a quien pidió que no se descuelgue del acuerdo nuclear.

En este sentido, en su discurso subrayó que el desmantelamiento del acuerdo nuclear con Irán significaría "un gran fracaso internacional" porque ese pacto "constituye un elemento clave de la lucha contra la proliferación nuclear y un hito esencial para la seguridad de la región".

El presidente del Gobierno en funciones señaló que la situación en Siria es una de las más dramáticas tras ocho años de conflicto que dejan "un balance estremecedor" con más de 400.000 muertes, 5,6 millones de refugiados, un 80 % de la población bajo el umbral de la pobreza y 11,7 millones de personas con necesidades humanitarias.

"Naciones Unidas puede ofrecer una salida a este conflicto civil y humanitario", dijo Sánchez, para quien "la presión deber ser máxima", como lo es también, subrayó, el apoyo de España al Enviado Especial del Secretario General.

Pedro Sánchez recalcó, por otra parte, que la amenaza del terrorismo a nivel global sigue estando ahí y los combatientes terroristas extranjeros retornados son una fuente de preocupación.

Consideró por eso esencial impulsar la cooperación judicial internacional, el control de los desplazamientos, así como la obtención de pruebas y un "adecuado tratamiento de los presos, todo ello sin olvidar la debida solidaridad con las víctimas del terrorismo".