Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Mundo

¿Amenaza a la monarquía?

La realeza británica es una de las formas de gobierno más antiguas del mundo y una de las más famosas de estos tiempos

Lo que trae nuevamente a la monarquía frente a las cámaras es una inesperada sorpresa por parte de los duques de Sussex, Meghan y Enrique. Llamaron la atención de todos cuando anunciaron, el miércoles 8 de enero, a través de un comunicado oficial, su retiro de la familia real británica.

Así mismo, expresaron que quieren ser económicamente independientes y su nuevo lugar para establecerse sería el área de América del Norte, Canadá o Estado Unidos. Esta situación ha generado un gran alboroto debido a diversos comentarios que aseguran que la pareja real no se estaba sintiendo cómoda con los medios de comunicación y la presión a la que estaba expuesta.

En estos momentos la realeza no está pasando por sus mejores momentos y han tenido problemas manejando la opinión pública por el retiro de los duques de Sussex.

La monarquía británica es una de las formas de gobierno más antiguas del mundo y una de las más famosas de estos tiempos. Llevan un largo tiempo operando, por lo cual a lo largo de su historia han podido vivir acontecimientos de carácter social, político y cultural. Todo esto lleva a que las personas se cuestionen si en realidad vale la pena mantener un sistema de gobierno monárquico, obsoleto y anticuado ante una sociedad del siglo XXI.

Ante el revuelo en el Palacio de Buckingham por el anuncio, la reina Isabel II convocó una reunión el lunes 13 de enero con sus altezas el príncipe Carlos, su nieto William, el duque de Cambridge; y el duque de Sussex, Enrique. En esta reunión la reina pudo comprender la postura de los duques ante su anuncio oficial. En un anuncio publicado en el sitio oficial de la familia real británica, la monarca expresa lo siguiente: “Mi familia y yo apoyamos completamente el deseo de Harry y Meghan de crear una nueva vida como familia joven”, podemos observar que la monarca está apoyando a Meghan y a Enrique completamente, al igual que ellos a ella.

Pero estos nuevos sucesos en el palacio puede que traigan conflictos posteriores. Sabemos que el Reino Unido es gobernado por la reina Isabel II, pero detrás de todo se encuentra un Parlamento que se encarga de dirigir y administrar el país. Teniendo esto en cuenta, la figura de la familia real no juega un rol tan importante ante el liderazgo del país, pero para los ingleses esta es una representación de su cultura y tradición, además, desempeña un papel importante en materia de relaciones exteriores.

El pueblo los ve como un símbolo de elegancia y de perfección, pero no todo es como parece ser. Desde hace tiempo se ha podido ver que la reina es quien controla a la familia real.

Cuando Lady Diana y el príncipe Carlos estuvieron casados, la reina desaprobaba la actuaciones de la princesa de Gales ya que Diana no seguía el protocolo de la realeza. Se sabe que Isabel II fue muy dura y severa con Diana durante el tiempo que formó parte de la familia real; sin embargo, el pueblo inglés la amaba por su humildad, compresión y cordialidad, lo cual llevó a ganarse los títulos de 'reina de corazones' y 'princesa del pueblo'. Lady Diana siempre será recordada como una gran persona en el corazón de los ingleses.

Lo que la reina no se esperaba era que este anuncio de despedida representara una amenaza para la Casa Real. Podemos ver que Meghan Markle le sigue los pasos a Lady Diana, la madre de su esposo. Antes de ser parte de la familia real británica, Meghan era una actriz promedio que tuvo participación en diversos proyectos como series de televisión y películas, es más bien conocida por su actuación en la serie 'Suits'.

A pesar del corto tiempo que ha ejercido como miembro de la monarquía, se ha caracterizado por generar noticias en los medios, generalmente por un comportamiento rebelde en un ambiente dirigido por reglas y protocolo.

Anteriormente, se ha visto a la monarca interviniendo en las decisiones de su familia, ¿por qué esta vez no lo hizo? Este matrimonio solo le ha traído presencia en los medios de una manera dañina.

El poder que posee Isabel II sobre la realeza es tan grande que pudo haber simplemente rechazado el matrimonio de los duques de Sussex. Puede que al permitir el casamiento entre Meghan y Enrique haya querido redimirse ante el pueblo inglés por su actuar en el funeral de Lady Diana. Su propia decisión podría traer una serie de sucesos como la rebelión del pueblo de Reino Unido contra la Casa Real y sus miembros, épocas de desorden en el país y en su administración, problemas de relaciones exteriores, tiempos de peleas e inseguridades por parte de los miembros reales. Todo esto podría suceder por no haber valorado las consecuencias que traería el matrimonio entre una plebeya y un príncipe.

Voces nacientes del periodismo

‘La Estrella de Panamá’ abre sus páginas para que las plumas emergentes de la Academia Interamericana de Panamá compartan sus ideas, análisis y reflexiones con nuestros lectores.

Estudiante