Temas Especiales

13 de Jul de 2020

Mundo

Continúan las protestas contra el régimen argelino a pesar del coronavirus

Durante 56 viernes consecutivos los argelianos han salido a las calles para exigir la liberación de los detenidos políticos aprehendidos desde septiembre de 2019

Argelianos
Cientos de argelinos protestan contra el régimen del gobierno en Argel (Argelia).Archivo | EFE

Miles de argelinos volvieron a protestar este viernes contra el régimen por 56 viernes consecutivo a pesar de las medidas de contención del coronavirus, que ha afectado hasta el momento a 27 personas y ha provocado dos víctimas mortales.

Bajo el grito de "El corona no nos da miedo" o "el corona no daña como vosotros", los manifestantes, ligeramente menos numerosos que en citas anteriores, recorrieron las calles de la capital hasta la plaza de la Grande Poste, epicentro de las protestas, bajo una fuerte presencial policial, cuyos agentes portaban mascarillas.

Los participantes reclamaron una vez más la liberación de los detenidos políticos, como el militante Karim Tabbou, figura destacada del "Hirak" (movimiento de protestas), en detención preventiva desde el pasado mes de septiembre por un supuesto caso de "atentado contra la unidad del territorio nacional" y que será liberado el próximo 26 de marzo tras purgar una pena de seis meses de prisión y una multa de 50.000 dinares (250 euros).

Según el Comité Nacional para la Liberación de Detenidos (CNLD), las fuerzas de seguridad arrestaron hoy a una treintena de personas que fueron transferidas a la comisaria del Bab al Oued poco antes del comienzo de la marcha.

Numerosos ciudadanos criticaron en las redes sociales la "falta de conciencia" del Hirak y apelaron a la responsabilidad ciudadana para protegerse de la epidemia y proseguir en un futuro con sus reivindicaciones.

"¿Es ignorancia? La persona ignorante hace lo que no hace el enemigo", se preguntó un internauta, que compartió una fotografía en la que comparaba las calles vacías de varias ciudades del mundo con una de la manifestación en Argelia.

El presidente del país, Abdelmadjid Tebboun, ordenó esta semana anular todos los eventos políticos, culturales y deportivos además del cierre de los establecimientos escolares y de formación.

Las protestas estallaron hace doce meses en respuesta al anunció por parte del círculo próximo al anterior presidente, Abdelaziz Buteflika, de que este aspiraría a un quinto mandato consecutivo pese a estar paralizado por una enfermedad.

El mismo círculo presento la denuncia un mes y medio después, presionado por la calle, pero también por el jefe del Ejército, Ahmed Gaïd Salah, quien se convirtió en el hombre fuerte del país hasta su deceso a finales de diciembre, víctima de un ataque al corazón.

Dimitido el presidente, que le había nombrado en 2004, Gaïd Salah impulso una campaña de "manos limpias" que condujo a la cárcel a decenas de políticos, militares de alto rango, periodistas y empresarios considerados miembros del "clan Buteflika".

El pasado 12 de diciembre, fue elegido presidente Abdelmajid Tebboun, un miembro del aparato que domina en Argelia desde la independencia de Francia en 1962, quien ha prometido unos cambios en la Constitución que no han servido para apaciguar la protesta en la calle.