Temas Especiales

26 de Oct de 2020

Mundo

Italia estudia cambiar los horarios de los colegios para no coincidir con los laborales

La ministra de Educación, Lucia Azzolina, negó la posibilidad de volver a la educación a distancia, pese a que los casos positivos de covid-19 han comenzado a dar alertas 

Estudiantes
Estudiantes de Italia durante el inicio de una de sus jornadas educativas EFE

Una de las medidas que las autoridades italianas estudian es la posibilidad de cambiar los horarios de salida y de entrada de los estudiantes de los colegios para que no coincidan con los laborales y evitar las concentraciones en los medios de transporte.

El presidente de la región de Lombardia, Attilio Fontana, explicó hoy que la ministra de Educación, Lucia Azzolina, negó la posibilidad de volver a la educación a distancia, pero se mostró abierta a la posibilidad de cambiar los horarios de los colegios y de esta manera disminuir el uso de los transportes públicos en las horas punta.

El Gobierno italiano ha introducido nuevas medidas como el uso obligatorio de la mascarilla o los cierres a medianoche de los restaurantes y a las 21:00 horas de los locales donde no hay servicio en mesa.

Pero por el momento mantiene la capacidad de los medios de transporte al 80% y no la ha reducido al 50% como aconsejan los expertos.

"Necesitamos fomentar más el teletrabajo porque esto favorecería una reducción de la asistencia al transporte público", dijo el presidente de la región de Lacio, donde se encuentra Roma, Nicola Zingaretti.

"Pedimos tener la disponibilidad para posponer el inicio de lecciones y alguna solución que nos permita reducir el número de personas en determinados momentos del día", fue la propuesta de Fontana al Gobierno.

Los últimos datos de los contagios en Italia son de 7,332 nuevos casos de coronavirus, lo que supone un récord en el número diario de positivos, aunque se hace notar que se realizaron 152,000 pruebas y que el índice de positivos es de cerca el 4,5 %.

Por ello, aunque las cifras empiezan a ser preocupantes, los expertos destacan que el anterior pico máximo de contagios se había producido el 21 de marzo, en pleno confinamiento, cuando hubo 6,557 casos, pero ese día se hicieron 26,300 pruebas.

De los 7,332 nuevos contagios, 1,844 son de Lombardía, la región más afectada por la pandemia en estos momentos y de estos, 1,000 sólo en la ciudad de Milano.

El primer ministro, Giuseppe Conte, aunque rechazó de nuevo que se vaya a producir un nuevo confinamiento ante la pregunta de si esto podría ocurrir en diciembre, respondió: "Está claro que mucho dependerá del comportamiento" de los ciudadanos".

"Si aumenta el número de contagiados y el número de personas en hospitales y sobre todo en cuidados intensivos, volveremos a tener dificultades. Hay que frenar esta curva y para ello no hay mejor forma que respetar las normas", agregó este miércoles.