Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Mundo

Berlín limitará los movimientos si los contagios de covid-19 siguen subiendo

Se trata de una de las medidas acordadas previamente entre los Gobiernos de los estados federados en la lucha contra la segunda ola del coronavirus que ha sacudido a Alemania

Berlín, Alemania
La incidencia semanal en Berlín está actualmente en torno a los 190 contagios por 100,000 habitantes.|Efe

Las autoridades de Berlín aprobaron este martes fijar un radio de 15 kilómetros, a partir de las fronteras de la ciudad, como límite para los desplazamientos de ciudadanos si se registran más de 200 nuevos contagios de covid-19 por cien mil habitantes en siete días.

Se trata de una de las medidas acordadas previamente entre los Gobiernos de los estados federados en la lucha contra la segunda ola del coronavirus que ha sacudido a Alemania con más fuerza que la primera.

La decisión berlinesa coincide con otras medidas tomadas en otros estados federados en el marco de la lucha contra la pandemia entre las que destaca la de Baviera de obligar a usar mascarillas FFP2 en el transporte público y los comercios.

Este tipo de mascarillas protegen de contagios no solo a las personas con las que se comparte espacio, sino también a su usuario, indicó el primer ministro bávaro, Markus Söder, líder de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), partido del bloque conservador de la canciller, Angela Merkel.

La incidencia semanal en Berlín está actualmente en torno a los 190 contagios por 100.000 habitantes, con lo que la medida anunciada por las autoridades de la ciudad-estado todavía no entra en vigor.

Aunque hay algunos barrios de Berlín en los que la incidencia semanal supera los 200 contagios por 100.000 habitantes, para la aplicación de la norma se tiene en cuenta la incidencia semanal media de toda la ciudad.

La norma ya había sido aprobada en otros estados federados, entre ellos el vecino Brandeburgo, donde hay localidades que ya superan la incidencia semanal de 200 contagios por 100.000 habitantes.

Sin embargo, hay excepciones para las personas que tengan que superar esa distancia para desplazarse a su lugar de trabajo, como aquellos que vivan en ciudades afectadas por la norma y trabajen en Berlín.

También quienes tengan una casa de fin de semana más allá de los 15 kilómetros podrán viajar a a ella aunque la incidencia semanal supere los 200 contagios por 100.000 habitantes.

Según las últimas cifras del Instituto Robert Koch (RKI), la media nacional se encuentra en los 164,5 casos por cada 100.000 habitantes. La tasa está por debajo de los 197,6 alcanzados el 22 de diciembre, pero a gran distancia del objetivo del Gobierno alemán de reducirlo hasta 50.

POSIBLE PRÓRROGA DE LAS RESTRICCIONES

Las restricciones que hay actualmente en Alemania rigen en principio hasta el 31 de enero pero es de esperar que sean prorrogadas y no se descarta que incluso tengan que introducirse nuevas medidas.

"Con las cifras actuales y la situación en los hospitales no puedo imaginarme que podamos relajar las restricciones. Por el contrario, necesitaremos paciencia y disciplina", dijo el ministro de Economía, Peter Altmaier, en una entrevista con el semanario "Die Zeit".

Alemania logró, con medidas menos drásticas que en otros países de Europa, hacer frente a la primera ola con relativo éxito pero a finales de julio las cifras empezaron a repuntar.

Altmaier sostiene que si se hubiera reaccionado en ese momento se habrían podido evitar algunas de las restricciones actuales pero agrega que en ese momento no había mayoría para ello entre los estados federados.

LAS ALTAS CIFRAS ACTUALES

Las últimas cifras del Insituto Robert Koch (RKI) registraron 12.802 casos de coronavirus reportados en las últimas 24 horas, además de 891 muertos.

El récord de contagios se registró el 18 de diciembre, con 33.777 casos, y el de fallecidos, el pasado viernes, con 1.188 personas.

Desde el comienzo de la pandemia en Alemania ha habido 1.933.826 contagios confirmados; 41.577 personas han muerto, y 1.569.445 personas han superado la enfermedad.

Aunque el comienzo de la campaña de vacunación es esperanzador, la mayoría de los expertos advierten que los próximos meses serán probablemente los más difíciles de la pandemia.

Tal es el caso del epidemiólogo y diputado Karl Lauterbach, quien sostiene que solo a partir de abril se puede esperar una mejora gracias a los avances de la vacunación y el aumento de las temperaturas.

Hasta entonces será necesario mantener medidas para bajar los contagios y evitar el colapso de los sistemas de salud, como dijo la propia Angela Merkel debido a la mutación británica del virus.

"Si no logramos parar esa variante británica tendremos para Semana Santa una incidencia diez veces mayor. Necesitamos aún entre ocho y diez semanas de duras medidas", aseguró también la canciller.