Temas Especiales

18 de Jun de 2021

Mundo

Hacia una asociación transatlántica orientada al futuro. Ángela Merkel

Las últimas declaraciones de Biden en ámbito del G7 han dado esperanza y fuerza a la Alianza Transatlántica

Tenemos presente las dificultades verificadas durante el mandato del presidente Trump con la Unión Europea, en especial con Ángela Merkel, con Alemania, el acercamiento de este último a Rusia y la agresividad de China a nivel mundial. Con el ingreso a la presidencia norteamericana de Biden, si bien las líneas de acción se han mantenido, las formas han mejorado notablemente, las últimas declaraciones de Biden en ámbito del G7 han dado esperanza y fuerza a la Alianza Transatlántica. Por ello, el reciente discurso de la Canciller Federal, Angela Merkel en el congreso digital organizado por el grupo parlamentario CDU / CSU “Hacia una asociación transatlántica orientada al futuro” adquiere una importante vision y puede ser considerado una linea de acción.

Sus primera palabras fueron dirigidas a reconocer en los Estados Unidos, “el socio más importante de Europa…..es nuestro socio natural e indispensable”, por los valores e intereses que se comparten, además de ser aliados de la OTAN, socios en el comercio mundial con tradiciones constitucionales liberales y democráticas. Agregando “desde la perspectiva de Alemania, tenemos una gran deuda de gratitud con Estados Unidos, por la mano de reconciliación que se nos extendió tras el fin de la Segunda Guerra Mundial y el fin del nacionalsocialismo, y por el apoyo que nos prestaron. en relación con la unificación alemana en 1989 y 1990”.

Reconociendo que las relaciones en el último período no fueron “tan vibrante como podría haber sido”, podrían ser “mucho más efectivas en dar forma a la globalización. Somos mucho más fuertes si adoptamos una posición común”,ante temas irresueltos como son la pandemia, el cambio climático, además “del cambio de poder global causado por la influencia económica y política de China y el enfoque en parte altamente agresivo que está adoptando Rusia”.

Bienvenidas entonces han sido las declaraciones de Biden en favor de “una asociación transatlántica sólida” unido a “un orden mundial basado en normas y valores” base de “la coexistencia pacífica, justa y próspera de las naciones”.

El retorno de Estados Unidos al Acuerdo de París determinó que varios países aumentaron sus objetivos nacionales, por ello Alemania está en proceso de redoblar sus “esfuerzos de acción climática entre ahora y 2030”, y aumentarán su objetivo “de reducción al 65%” y de “neutralidad climática a partir de 2045”. El retorno de Estados Unidos a la Organización Mundial de la Salud y su contribución en la iniciativa internacional “vacunas COVAX, en forma de contribuciones financieras”, iniciativa que ve a Alemania como el principal donante y que Angela Merkel auspicia que “Estados Unidos trabajará muy de cerca con Europa para suministrar vacunas al mundo” lo cual será “un buen ámbito para la cooperación transatlántica”, augurando se pueda enviar alguna señal, precisamente el 21 de Mayo en Roma en la Cumbre de Salud Global, que se celebrará en el contexto del G20 bajo la Presidencia italiana.

Sobre la defensa, se refirió al compromiso claro con la OTAN y la seguridad europea asumido por Biden, se refirió al Consejo Europeo en marzo, cuando éste anunció “una cooperación más estrecha entre los Estados Unidos y Europa” además del Nuevo Tratado START con Rusia, esperando un nuevo “escenario para nuevos pasos hacia el desarme y el control de armamentos”.

En este sentido se refirió a la Política europea de seguridad y defensa y el compromiso europeo de aportar el 2% del PIB en la defensa, acuerdo decidido en el año 2000 en la Cumbre de Gales y que se ha renovado “en vista de la agresión rusa en relación con la anexión de Crimea y la situación en el este de Ucrania”, considerándolo “un pilar sólido que puede complementar nuestra asociación en la OTAN”. Señaló los esfuerzos hacia el programa nuclear iraní y cuanto se está haciendo a fin que Irán “vuelva a cumplir con sus obligaciones en virtud de este acuerdo”.

En ámbito de los derechos humanos ambos están trabajando para que éstos sean respetados “donde sea necesario”, aplicándose en Rusia, China y muchos otros países del mundo, por ello manifestó su satisfacción “que el presidente Biden quiera acoger una cumbre de países que se sienten comprometidos con los valores democráticos”.

Sobre el comercio libre y justo manifestó la voluntad de aclarar rápidamente “las cuestiones pendientes relativas a la reforma de la Organización Mundial del Comercio”, haciendo presente las conversaciones que se están sosteniendo “en relación con las sanciones relacionadas con Airbus y Boeing…….con miras a resolver problemas”.

Refiriéndose a la forma como Estados Unidos ve su papel en el mundo, un papel que ha cambiando, pues si antes enfrentaba, incluso militarmente, situaciones de crisis en cualquier parte del mundo, señaló que en el futuro no será así porque “EE. UU. espera un mayor compromiso por parte de sus socios. Por lo tanto, ahora también es una tarea de la Unión Europea, por supuesto, incluida Alemania, cuando se trata de garantizar nuestra propia seguridad, mantener la estabilidad en nuestra vecindad y defender los valores universales en el mundo”. Se refirió a la voluntad de participación alemana ya verificada en Afganistán como parte de la OTAN.

Recordó a Obama cuando habló de “un siglo asiático”, vinculándolo “a los cambios en la distribución geopolítica del poder, especialmente en Asia-Pacífico”, a lo cual Alemania también ha elaborado “directrices de política para esta región”, relacionado “con que China sea una potencia económica y política ascendente en el mundo. Estados Unidos siempre ha sido un actor tanto del Atlántico como del Pacífico. Por lo tanto, es más que natural que reaccione a este ascenso de China”.

Considerando que “la política exterior es siempre una mezcla de los valores que uno tiene y los intereses creados que uno persigue” los intereses europeos serán formulados con cuidado reiterando que como europeos “no nos interesa que el mundo se vuelva a dividir en dos esferas” retomando las palabras de Biden recalcó que “se deben respetar las reglas comunes; y esto se aplica a todos: a Rusia, China y todos los demás países con los que cooperamos”.

Por ello consideró que las relaciones con China eran “verdaderamente multifacéticas”, si por un lado tiene interés en el desarrollo de China y que ésta se convierta en “parte del orden multilateral”, es evidente que no se pueden resolver temas de orden mundial sin China, temas como son el cambio climático, comercio mundial “u otros problemas mundiales sin China o en contra de ella”. Asimismo, hizo presente la situación de los derechos humanos en China, “estoy pensando en la provincia de Xinjiang y los uigures, y en la situación en Hong Kong”.

Alemania y China acaban de celebrar su última ronda de consultas intergubernamentales, han discutido sobre derechos humanos, estado de derecho, la buena cooperación económica y mercados abiertos. Aún teniendo en cuenta que el Acuerdo Global sobre Inversiones UE-China tendrá dificultades para su ratificación, Merkel lo considera un proyecto muy importante porque “nos dará una mayor reciprocidad en términos de acceso a los mercados, porque hemos acordado el cumplimiento de las normas laborales de la OIT y porque hemos acordado cómo se puede desarrollar mejor el comercio para nuestro beneficio mutuo”.

En este sentido, refiriéndose a la relación transatlántica y las posiciones no precisamente idénticas, señaló el “Nord Stream 2”, agregando “lo que es importante para mí a este respecto es que seguimos una política conjunta sobre Ucrania y que Ucrania sigue siendo un socio importante en lo que respecta al suministro o tránsito de gas natural”.

Concluyó Ángela Merkel su discurso en el edificio del Reichstag, apreciando que “las fuerzas estadounidenses permanezcan estacionadas en Alemania”, propuso que estas relaciones se desarrollen de la “manera más amplia posible, de modo que se extienda más allá de los contactos políticos”, pues hay relaciones comerciales y hay programas de intercambio para jóvenes sin embargo “es muy importante fomentar los contactos entre personas”. Y en cuanto se refiere a la cooperación económica propuso un “acuerdo comercial entre los Estados Unidos de América y la Unión Europea…….. como lo hemos hecho con Canadá”.