15 de Oct de 2021

Mundo

El partido del Kremlin conserva la mayoría con 45,2 % de votos, según sondeo

Rusia Unida empeoraría así el resultado obtenido en las legislativas de 2016, cuando se hizo con un 54,2 %.

Una mujer rusa es captada durante la votación de las Elecciones Parlamentarias 2021.
Una mujer rusa es captada durante la votación de las Elecciones Parlamentarias 2021.Yuri Kochetkov | EFE

El partido oficialista Rusia Unida ha conservado la mayoría en las elecciones legislativas a la Duma (Cámara de Diputados) con el 45,2 % de los votos, según un sondeo a pie de urna al cierre de los colegios electorales.

De acuerdo con el sondeo INSOMAR, el partido del Kremlin seguirá siendo la principal fuerza en la Cámara Baja del Parlamento, por delante del Partido Comunista de Rusia, que logró el 21 %.

Rusia Unida empeoraría así el resultado obtenido en las legislativas de 2016, cuando se hizo con un 54,2 %.

Mientras, los comunistas mejorarían el porcentaje de votos en comparación de hace cinco años, cuando se tuvieron que confirmar con un 13,34 %.

El Partido Liberal Democrático (PLDR) del ultranacionalista Vladímir Zhirinovski consiguió en estas elecciones un 8,7 % y Rusia Justa un 7,9 %.

De esta manera cuatro partidos han superado la barrera del 5 % para entrar en la Duma, en la que se renovaban 450 escaños, una mitad por listas de partidos y la otra por circunscripciones mayoritarias.

Se trata de las mismas fuerzas que integraban en la anterior legislatura la Cámara Baja, en la que el partido del Kremlin contaba con 334 escaños.

Más de 5.800 candidatos de 14 partidos, incluidos 10 aspirantes independientes, se postularon en estos comicios, en los que la oposición extraparlamentaria ha sido marginada.

Con la excepción del partido liberal Yábloko, la oposición radical liderada por Alexéi Navalni, que cumple una condena de dos años y medio de prisión, no participó en los comicios.

En su mayoría, los candidatos de la oposición radical no pudieron registrarse debido a diferentes trabas, desde acusaciones de extremismo hasta la posesión de activos en el extranjero. Otros han abandonado Rusia por la presión de las autoridades.