01 de Dic de 2021

Mundo

Níger prohíbe las clases de preescolar en chozas de paja tras la muerte de 25 niños en un incendio

El fuego afectó a tres chozas de paja de la escuela AFN, situada en el centro de la ciudad. En 2020 murieron otros 20 niños en un incendio similar en la capital del país, Niamey

Escuela en Níger
Escuela en NígerRedes Sociales

El Gobierno de Níger ha anunciado la prohibición de la celebración de clases de preescolar en chozas de paja tras la muerte de 25 niños en un incendio registrado el lunes en uno de estos centros en la ciudad de Maradi, situada en el sur del país.

El Ejecutivo ha lamentado este "trágico suceso" y ha confirmado "la prohibición formal de clases en chozas de paja a nivel de preescolar en todo el territorio nacional", según ha informado el portal nigerino de noticias ActuNiger.

Así, ha reclamado a la población que "redoble la vigilancia" y ha pedido a las autoridades regionales que "adopten medidas para garantizar la seguridad de las escuelas", tras una comparecencia del ministro de Educación, Rabiou Ousmane ante el Consejo de Ministros para abordar lo sucedido.

En este sentido, las autoridades nigerinas han hecho hincapié en su "voluntad" de "continuar las reformas en materia de educación para crear un ambiente de enseñanza y aprendizaje seguro y de calidad" en el país africano.

El fuego afectó a tres chozas de paja de la escuela AFN, situada en el centro de la ciudad. En 2020 murieron otros 20 niños en un incendio similar en la capital del país, Niamey.

El exiguo presupuesto de educación hace que no haya suficientes escuelas y muchas de ellas están en edificaciones de madera, adobe y chapa. En algunas zonas rurales las clases se dan directamente a la sombra de los árboles.

Por otra parte, el Gobierno ha anunciado el cierre de una mina en Maradi que el domingo sufrió un derrumbe que se saldó con la muerte de 18 personas, según el balance oficial. "El Consejo de Ministros ha decidido el cierre inmediato del lugar", ha dicho.

Por el momento no están claras las causas del derrumbe, el segundo registrado en los últimos meses en la región de Maradi, donde el reciente hallazgo de oro ha provocado un aumento del número de personas que se dirigen a trabajar a la zona en este sector, tanto de manera formal como informal.