04 de Dic de 2021

Mundo

Visita de congresistas estadounidense a Taiwán atiza tensiones entre Pekín y Washington

China califica como “acto de provocación” la visita de los congresistas en momentos de una escalada de tensiones con el Gobierno de Taiwán, luego de que la presidente del país admitiera la presencia de tropas estadounidenses en la isla

Visita de congresistas estadounidense a Taiwán atiza tensiones entre Pekín y Washington
Pekín considera a Taiwán parte integral de su territorio, en tanto en la isla se debate sobre la unión al continente a la “hongkonesa” o la secesión.EFE

La llegada a Taiwán de una delegación de legisladores estadounidenses, cuando China mantiene duras tensiones con Taipéi por la presencia de tropas de Estados Unidos en la isla, expresa el tono de las cada vez más directas pugnas geopolíticas entre Pekín y Washington.

En tensión permanente, los gobiernos de ambas potencias han colocado líneas rojas sobre el archipiélago de Taiwán, con cruces diplomáticos y un escalamiento sostenido de reclamos.

El Gobierno chino calificó como un “acto de provocación” el arribo de los congresistas este martes, todos republicanos, según información difundida por el rotativo hongkonés South China Morning Post.

“Por la presente exigimos a Estados Unidos que cese de inmediato sus actos de provocación y las acciones destructivas que llevan a una escalada de tensión en el estrecho de Taiwán, y que deje de enviar mensajes erróneos a las fuerzas separatistas de Taiwán”, expresó Tan Kafei, portavoz del Ministerio de Defensa chino.

Visita de congresistas estadounidense a Taiwán atiza tensiones entre Pekín y Washington
Taiwán afirma que sus ejercicios militares y arsenal es para enfrentar la 'amenaza' que representa China.EFE

Desde la Casa Blanca restaron hierro al asunto, afirmando que este tipo de encuentros ya se han dado en ocasiones anteriores. “Las visitas de delegaciones del Congreso a Taiwán son bastante rutinarias”, dijo John Kirby, secretario de prensa del Pentágono.

Indicó que las mismas “refuerzan” la postura de Estados Unidos en “ayudar a Taiwán con sus necesidades de autodefensa”.

Aunque el Gobierno taiwanés informó que por el momento no daría detalles sobre la agenda oficial, se espera que entre los asuntos tratados estén las complicadas relaciones con Pekín, hoy en el punto más bajo de los últimos 40 años.

Los congresistas llegan a la isla, al tiempo que China desarrolla ejercicios de combate en el estrecho de Taiwán.

Visita de congresistas estadounidense a Taiwán atiza tensiones entre Pekín y Washington
El presidente chino llamó a no avivar una 'nueva Guerra Fría'.EFE

Washington rompió relaciones diplomáticas con Taipéi para reconocer a China en 1979, aceptando así la política de Pekín sobre “una sola China”. Hasta esa fecha, el Gobierno estadounidense solo admitía como representación al gobierno del derechista Partido Nacionalista Chino (Kuomintang), que se refugió en Taiwán al perder la guerra civil ante las fuerzas comunistas de Mao Zedong en 1949.

Pensado como un repliegue táctico para continuar la guerra, el Kuomintang terminó aislado militarmente en la isla, pero con un importante apoyo económico y político de Estados Unidos en el marco de la Guerra Fría (1945-1991). No sería hasta mediados de los años 70 bajo la administración de Richard Nixon, que Washington empezaría un acercamiento y posterior reconocimiento de la soberanía de China sobre Taiwán. Esto sin dejar de dar respaldo a Taipéi, que durante los últimos años ha agitado con más fuerza la bandera del secesionismo.

En septiembre pasado, Taiwán informó que tenía pensado gastar al menos $9 mil millones en armamento ante la “amenaza china”, gran parte de este, vendido por Estados Unidos.

Durante el gobierno del expresidente Donald Trump, Estados Unidos incrementó sustancialmente la venta de armas a Taiwán, una política que continúa su sucesor Joe Biden.

En agosto de este año, el mandatario demócrata aprobó la primera venta de armas a la isla bajo su administración, por un monto de $750 mil millones.

Desde China se reprochó a Estados Unidos su decisión, señalando que la venta no se hace a un Estado soberano, sino a una “provincia” que consideran parte integral de su territorio, lo que envía un “mensaje erróneo” a los separatistas taiwaneses y pone en “peligro la paz” en la región.

El incremento de las tensiones coincide con el avance de la presencia diplomática y económica de China con sus vecinos del sudeste asiático y la región Indo-Pacífico. Como respuesta, Washington articuló la alianza Aukus, en conjunto con Australia y el Reino Unido que incluye cooperación en materia de inteligencia y tecnología para la construcción de submarinos nucleares.

El pasado 3 de noviembre el ejército chino empezó prácticas militares en el mar de China Oriental, al tiempo que Taipéi anunció que reforzaría el entrenamiento de sus fuerzas de reserva ante un posible combate real.

Cuatro días antes, el 29 de octubre, la presidente taiwanesa Tsai Ing-wen confirmó, en entrevista a CNN, sobre la presencia de tropas estadounidenses dentro de la isla.