El caos regional apenas se asoma al debate presidencial de Uruguay

Actualizado
  • 14/11/2019 09:23
Creado
  • 14/11/2019 09:23
El caos que vive la región en los últimos tiempos, con protestas sociales en Chile o la crisis institucional en Venezuela y Bolivia, apenas se asomó al debate celebrado este miércoles por los candidatos a la Presidencia de Uruguay.

El caos que vive la región en los últimos tiempos, con protestas sociales en Chile o la crisis institucional en Venezuela y Bolivia, apenas se asomó al debate celebrado este miércoles por los candidatos a la Presidencia de Uruguay.

Los aspirantes por el oficialista Frente Amplio (FA, izquierda), Daniel Martínez, y el opositor Partido Nacional (PN, centroderecha), Luis Lacalle Pou, se midieron en un debate histórico, pues era la primera ocasión en que los candidatos presidenciales se enfrentaban en televisión pública por ley.

Y, tras el encorsetamiento con que Martínez y Lacalle vivieron su cara a cara celebrado antes de la primera vuelta, en octubre, el debate de esta noche sí contó con acusaciones y cruce de propuestas, e incluso con algunos momentos de cierta tensión.

LA CONVULSIÓN REGIONAL: ¿DEBILIDAD U OPORTUNIDAD?

En un debate de dos horas (algo más de hora y media real, a la que se sumaron las presentaciones y los espacios publicitarios), los candidatos expusieron sus opiniones sobre bloques temáticos: desarrollo económico y empleo; integración social y seguridad; desarrollo humano; y visión del país y rol del Estado.

Precisamente en este último, el candidato opositor se refirió brevemente a la situación sociopolítica en Suramérica y espetó: "Estamos en una región convulsionada. Lejos de ser una debilidad para nosotros es una gran oportunidad".

Fue una de las escasas menciones que hubo en el debate a la política internacional, ya que esta solo apareció a la hora de hablar de acuerdos económicos o como cuando Martínez reconoció su escasa afinidad con el jefe de Estado de Brasil, Jair Bolsonaro, aunque reconoció que se sentaría "a hablar con él".

"Imprudentemente el candidato de gobierno ha hablado de Bolsonaro. A mí me pueden gustar mucho, poquito o nada los presidentes de la región, pero son nuestros socios", argumentó Lacalle.

El nacionalista sí mencionó los presuntos vínculos de negocios entre personas cercanas al FA y el Gobierno de Nicolás Maduro que, en su opinión, "amordazan" a Uruguay y le impiden expresarse con libertad sobre la situación política en Venezuela.

LOS NÚMEROS DE 15 AÑOS DE GOBIERNO DEL FA, A DEBATE

La mayor parte del debate se centró en el análisis, a favor y en contra, respectivamente, de los 15 años de gobiernos del FA, en las figuras de Tabaré Vázquez (2005-2010; 2015-2020) y José Mujica (2010-2015).

El candidato oficialista resaltó los números macroeconómicos y de gestión social que lograron situar a Uruguay como "el país más rico por habitante por año de América Latina", dijo Martínez, quien insistió en varios momentos de la noche en que su aspiración es la de "nunca gobernar solo para los privilegiados".

Lacalle comentó que él pretende ahorrar y promover un "gobierno eficiente" mientras que el programa del FA, dijo, "establece seguir con los impuestos".

La seguridad, uno de los asuntos más controvertidos de la campaña electoral y una de las principales acusaciones de la oposición contra el Frente Amplio, fue uno de los asuntos estrella.

Tras el rechazo a la reforma "Vivir sin miedo", promovida por un senador del PN, que proponía entre otras cosas la presencia de los militares para resolver cuestiones de seguridad pública, y que fue votada junto a la primera vuelta electoral, el 27 de octubre, los dos candidatos coincidieron en los problemas que sufre el país, si bien su diagnóstico y su solución fueron diferentes.

¿DECISIÓN PARA LOS INDECISOS?

Las dos últimas encuestas, publicadas un día antes del debate, mostraron que un 5 % de población, según Equipos, y un 3,9 %, según Radar, siguen indecisos con vistas a la segunda vuelta, para la que un 5 % y un 4 % respectivamente votarían en blanco o anulado.

Ambos sondeos daban ventaja de entre 6 y 7 puntos al opositor, líder de una coalición "multicolor", como a él le gusta decir, que engloba a quienes se midieron con ellos en la primera vuelta, fundamentalmente Partido Colorado (PC) y Cabildo Abierto (CA), sobre el oficialista.

Martínez, que obtuvo en primera vuelta el 39 % de los votos, diez puntos más que los que logró el partido de Lacalle Pou, se ha apoyado en la última semana en la "vieja guardia" del FA al anunciar a José Mujica y Danilo Astori, actual ministro de Economía, como sus futuros ministros de Ganadería, Agricultura y Pesca, y de Relaciones Exteriores, respectivamente.

Ahora, además, debe convencer a aquellos indecisos o a los votantes que llegaron a las otras formaciones por desencanto con la gestión del FA. El debate de este miércoles puso las cartas sobre la mesa y la decisión queda aplazada al 24 de noviembre.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus