Leoncio Prado, Panamá y El Moctezuma

Actualizado
  • 26/03/2022 00:00
Creado
  • 26/03/2022 00:00
“El Moctezuma”, el drama en torno a la rocambolesca captura del vapor mercante español por acción de Leoncio Prado y de sus compañeros

“Los hechos ocurridos en 'El Moctezuma' son demasiado recientes y puede decirse que no tiene aún la pátina con que el tiempo embellece las medallas y los cuadros. Los actores en ellos son todavía de carne y hueso [...]”. Son las expresiones de J.A. Echevarría cuando presentó en 1877 la pieza teatral en tres actos escrita por su paisano José María Pérez para relatar la epopeya del patriota peruano Leoncio Prado cuando, luchando por la independencia de Cuba, decidió con un reducido grupo de voluntarios cubanos la captura del vapor español “El Moctezuma”.

La acción se coronó con éxito el 7 de noviembre de 1876, pero siendo perseguidos tenazmente por varias embarcaciones de la Corona –la “Isabel la Católica”, “Pizarro”, “Las Navas”, “El Tornado”, “Bazán”, “Sánchez Barcaiztegui” y “Jorge Juan”–, Leoncio Prado decidió incendiar la nave –rebautizada como “Céspedes”– frente a las costas de Honduras ganando la playa a nado (Vallenas, 2021; Arosemena, 2022). Su proeza causó impacto en Centroamérica y Prado es recibido por el presidente Marco Aurelio Soto, de Honduras, quien lo auxilia para retornar al Perú y preparar una nueva embestida en favor de la libertad de Cuba. Estos esfuerzos le valieron el título de “soldado de la democracia” (Alvarado, 1943).

José María Pérez era un fecundo y exitoso autor de obras teatrales nacido en Panamá, “El Moctezuma” fue uno de sus éxitos más recientes, pero antes había producido “Triunfo de amor”, estrenada en Cartagena en 1871 y “La mano de Dios”, estrenada en Panamá en 1876 y en Bogotá en 1877. Después de “El Moctezuma”, lanzó “Un héroe de Cartagena” en 1880 en la ciudad del mismo nombre y luego “Claudina”. La pieza “El grano de arena” estuvo inédita hasta después de su muerte (Laverde Amaya, 1882).

El mérito de “El Moctezuma” es que se trata de su primera creación con un propósito político: al enaltecer la figura de Leoncio Prado, enaltecía su lucha por Cuba y buscaba enardecer de espíritu patriótico a la juventud para que con romántico sentido del honor acudiese a apoyar la lucha independentista de la isla contra la Metrópoli. “El Moctezuma” es también la primera puesta en escena de una obra de Pérez fuera de Colombia y de Panamá.

“El Moctezuma”, drama en torno a la rocambolesca captura del vapor mercante español por acción de Leoncio Prado y de sus compañeros, tuvo, entre los protagonistas patriotas creados por José María Pérez, a Pití, panameño. Sin embargo, en la deposición escrita firmada por Cruz Aguirre, piloto del Moctezuma apresado por Prado y rescatado después por el oficial español Pedro Fernández, capitán del “Jorge Juan”, se lee que es Leonardo Alba el que parecía ser de Tierra Firme “por su acento” (Boletín del Archivo Nacional, Núm.6, Nov.-Dic. 1908, Cuba). En la reyerta descrita en la pieza teatral solo el capitán del Moctezuma, Leonardo Cacho, resulta abatido de muerte. En la realidad, hubo cuatro muertos y un herido, capturándose a 39 miembros de la dotación del buque además de los 27 pasajeros que eran transportados.

Para presentarla en Nueva York contó con el mecenazgo de Salvador Camacho Roldán, exgobernador de Panamá (1852-1853), y de Gil Colunje, panameño nacido en septiembre de 1831, Diputado principal en la primera asamblea constituyente del Estado de Panamá y diputado principal en las asambleas legislativas de 1856 a 1859. En unión con Pablo Arosemena y J. M. Bermúdez impulsó el diario “El Federalista”.

La puesta en escena de “El Moctezuma” fue en el teatro francés de Nueva York siendo el estreno de la obra el 29 de diciembre de 1877, es decir, tan solo un año después de protagonizados los hechos por Leoncio Prado. Fueron 14 las representaciones que tuvieron lugar en aquel mes invernal neoyorquino después de la festividad de la Epifanía. Si bien Prado no estuvo entre el público el día del estreno, se especula razonablemente que asistió al teatro –probablemente llevado por la curiosidad de ver su nombre entre marquesinas o por el deseo de saber cómo el autor abordó la historia, o ambas– antes del día 18 porque se embarca hacia el Perú en la tercera semana de enero de 1878. “El Moctezuma” siguió en cartelera hasta marzo de ese año.

La historiadora Sterling (2015) señala que el Perú “[...] se convirtió en el primer y único país que reconoció oficialmente al gobierno de la “República en Armas de Cuba”, así como su independencia de España e incluso [realizó] gestiones oficiales ante el Gobierno de EE.UU para que este no entregara a España las 30 cañoneras que estaban construyendo en astilleros de Nueva York para la Marina española destinada en Cuba”.

Cosa anecdótica, en el Perú, “El Moctezuma” de Pérez no fue publicada sino hasta 1942 juntamente con una pieza teatral del huanuqueño Enrique L. Vega (1873-1943) que también abordaba la epónima figura de Leoncio Prado en la obra titulada “El héroe de Huamachuco”.

En palabras del historiador gaditano Gámez (2004) “[...] el desafío insurgente fue el vencedor en este duelo, arrojaron el guante y asestaron los golpes más certeros [como el de Prado], empleando para ello las armas que mejor podían manejar: la distancia geográfica y el impagable apoyo de elementos externos” como el sostenimiento del idealismo libertario hecho acción a través de la juventud latinoamericana y de sus gobiernos.

Embajador
Lo Nuevo
comments powered by Disqus