Una tormenta convierte en tragedia la fiesta del rock en Bélgica

Actualizado
  • 19/08/2011 10:51
Creado
  • 19/08/2011 10:51
Una fiesta que reunía a miles de jóvenes en el norte de Bélgica se convirtió en tragedia en Pukkelpop, uno de los festivales de rock más...

Una fiesta que reunía a miles de jóvenes en el norte de Bélgica se convirtió en tragedia en Pukkelpop, uno de los festivales de rock más importantes del país, a causa de una breve pero intensa tormenta que dejó el jueves cinco muertos y unos 40 heridos.

Diez de los heridos se encuentran en estado grave y otros tres en estado crítico, según anunciaron los servicios de policía. Unas 140 personas tuvieron que ser atendidas. "Estaba debajo de la carpa cuando empezó a derrumbarse. Hemos corrido para salvar nuestras vidas", cuenta Matthias Vannievwenhuyze, un joven de 17 años, todavía en estado de shock.

"Los granizos tenían el tamaño de una pelota de golf. He visto a una chica recibir uno en la cabeza y derrumbarse", añade."Los médicos llegaron con una camilla. Cuando he visto que le cubrían la cabeza con una manta, comprendí que estaba muerta. La gente fue presa del pánico", recuerda. "Era realmente atroz. El tiempo era asqueroso.

Llovía realmente fuerte y con mucho viento (...). Ha durado al menos un cuarto de hora y cuando nos hemos levantado, ya no había nada a nuestro alrededor", cuentan otros dos jóvenes festivaleros, con los pies cubiertos de lodo.

El terreno del festival parecía el viernes un campo de batalla, con sus árboles arrancados, sus estructuras metálicas torcidas y sus inmensos charcos de agua. La borrasca que se abatió el jueves a finales de la tarde sobre una parte de Bélgica alcanzó de forma particularmente violenta la localidad de Kiewit, cerca de Hasselt (noreste de Bélgica), en las praderas donde tenía lugar el festival anual de música rock Pukkelpop.

Entre los invitados esperados este año se encontraba Eminem y Foo Fighters. El cielo cambió del azul al amarillo y bruscamente se volvió negro. Hacia las 18H20 locales (16H20 GMT), una lluvia violenta, acompañada de un granizo intenso y de fuertes ráfagas de viento cayó sobre el recinto del festival de música.

Muchos festivaleros buscaron refugio en las carpas de los conciertos y del camping, pero varias fueron derribadas por el viento. Entre 60.000 y 65.000 personas estaban presentes en el festival en el momento en el que tuvo lugar la tormenta. Una carpa, el "castillo", debajo del cual numerosos festivaleros estaban reunidos, se rasgó y se derrumbó.

Las ráfagas de viento se llevaron por delante a otras dos carpas, "Boiler Room" y "Wablief". El techo de uno de los escenarios salió volando, varias instalaciones metálicas colocadas en la entrada y pantallas gigantes se cayeron y varios árboles fueron desterrados.

En un primer momento, los organizadores de Pukkelpop habían esperado poder volver a poner en orden para retomar el festival a partir de 11H00 locales (09H00 GMT) el viernes, pero a medida que la magnitud del drama se hacía más evidente, los organizadores decidieron finalmente anular los dos días restantes del evento.

Hacia las 05H00 (03H00 GMT) emitieron un comunicado que anunciaba la anulación del festival. "No podíamos seguir con el festival cuando había gente que había perdido la vida. Hemos decidido suspenderlo, sin plantearnos las implicaciones financieras", afirmó el organizador del festival, Chokri Mahassine, durante una conferencia de prensa.

El alcalde de Hasselt, Hilde Claes, y el jefe de los bomberos, presentes durante la conferencia de prensa, subrayaron hasta qué punto las condiciones meteorológicas fueron excepcionales el jueves por la noche encima del terreno de Pukkelpop y sus alrededores. El viernes por la mañana, se emitieron anuncios a través de las pantallas gigantes para invitar a los festivaleros a abandonar el lugar.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus