Temas Especiales

19 de Sep de 2020

Nacional

Un carnaval en pleno octubre

PANAMÁ. No fue para menos. Una vez se conoció el triunfo de la panameña Margarita Henríquez, literalmente el pueblo se volcó a las cal...

PANAMÁ. No fue para menos. Una vez se conoció el triunfo de la panameña Margarita Henríquez, literalmente el pueblo se volcó a las calles. Caravanas de autos, silbatinas y una euforia indescifrable embargó a toda la sociedad.

El show de Latin American Idol por Sony Entertaiment Televition empezó a las 8:00 en punto de la noche. Por las calles el tráfico de autos era muy inferior al regular para esas horas, porque los panameños estaban frente a las pantallas de sus televisores presenciando el espectáculo y esperando el resultado.

A las 9:00 p.m. el presentador Monchi Balestra dijo las palabras claves: “La suerte está echada, las votaciones se cierran en este momento” y todos en Panamá estaban en ascuas. Unos comiéndose las uñas, otros sorbiendo alguna bebida, pero sin duda manifestando de una u otra manera un nerviosismo devastador.

Cuando Monchi dijo Margarita eres tú, la euforia colectiva irrumpió. Los pitos y fuegos artificiales sonaron por doquier y el júbilo se apoderó de todo un país.

Y es que Margarita se convirtió en la tercera Latin American Idol y la primera panameña en alcanzarlo, un logro sin precedentes en la historia artística nacional.

Tras la presentación de Margarita el miércoles, los panameños quedaron muy satisfechos con su actuación. Incluso, ganó los elogios del cantautor puertorriqueño José Feliciano, quien le dijo: “Cantas muy bonito. Sigue como vas porque vas perfecto”. La única recomendación del artista fue “sacrificarse y no casarse, pues el éxito le sonríe a lo grande”.

Y es que el desempeño de Margarita en el escenario fue sencillamente perfecto. El propio jurado la aclamó con desborde de elogios como: “no cambies nada”, “¡Qué artista eres!” y “el primer round es tuyo”. Tras ese buen momento, arrancó lo que muchos denominaron la ‘Margaritamanía...’ Televisoras, radioemisoras, diarios y cuanto medio de comunicación, se unieron en una especie de “Margaritón” para garantizar miles de mensajes a favor de la joven santeña de apenas 17 años de edad.

Incluso hubo coordinación para las votaciones, que incluyó lugares, horas y mecanismo en el tiempo de separación entre chat y chat.

Finalmente todo dio resultado. Margarita le ganó a la costarricense María José Castillo.

El país entero vivió con alegría su triunfo, algo similar que cuando Irving Saladino obtuvo la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Beijing o cuando Roberto “Mano de Piedra” Durán le ganó al astro del boxeo Sugar Ray Leonard.

Mientras la euforia por el triunfo de Margarita se intensificaba, la disquera Sony BMG anunciaba ayer en una nota de prensa, la incorporación de la panameña a su elenco de artistas, lo que supone una proyección mucho más amplia de la cantante que con su voz enamoró a Latinoamérica.

Ahora en las calles no se habla de otra cosa que de Margarita Henríquez. Y no es para menos: por encima de cualquier líder político o cívico nacional, la joven santeña unió a todo un país, que le garantizó su triunfo en Argentina. ¡Felicidades!