Temas Especiales

01 de Oct de 2020

Nacional

Son los intocables

PANAMÁ. Mientras una máquina ruda surca las calles de la ciudad, Yariel Sánchez recuerda el último día en que sus manos prepararon plat...

PANAMÁ. Mientras una máquina ruda surca las calles de la ciudad, Yariel Sánchez recuerda el último día en que sus manos prepararon platos exquisitos, salió a las 11:00 de la noche de su trabajo en el Royal Casino, hacia su hogar en Veranillo. Tomó un bus de Torrijos Carter -Vía España y su camino se interrumpió en la fábrica de La Estrella Azul, el bus chocó contra una cerca en el intento de competir con otro de la ruta Tumba Muerto-Mano de Piedra, y de la riña veloz sólo quedaron hierros retorcidos, y Yariel con una mano menos. ¡Era un buen chef¡, dijo su esposa, y aunque su vida familiar dio un drástico giro, la del conductor del bus, no. Aún sigue en las calles.

Es una pena, son pocas los conductores que pagan días en la cárcel por estar implicados en la muerte de personas en accidentes de tránsito, dijo David Ramírez, presidente del Movimiento 23 de Octubre, prosiguió, en un año sólo conozco dos casos de choferes presos, Próspero Ortega, del bus 8B- 06, en que murieron 18 personas calcinadas, y Carlos Sierra, un conductor de un colegial que hace poco fue condenado a 20 meses de prisión, ninguno otro.

La cifra es ridícula comparada con la cantidad de heridos en lo que va del año, según las estadísticas de la oficina de usuario del Transporte en la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) hubo mil 102 heridos en accidentes de tránsito relacionados al servicio de transporte (buses, taxis y diablos rojos) y 115 personas han perdido la vida abordo de autobuses.

El abogado Benito Mojica, explica que el artículo 138 de la Código Penal establece la pena máxima de 48 meses de prisión. Mojica enfatizó que aún con las reforma del Código Penal las sanciones para los transportistas irresponsables siguen en el limbo, pues aumentaron de 36 a 48 meses es decir 12 meses más. De estas la mayoría son conmutables (si no exceden los 48 meses).

David Ramírez se siente insatisfecho con la situación afirma que su grupo está tratando de que las infracciones menores también sean motivo de fuertes penalizaciones “porque pasarse la luz roja también es atentar contra la seguridad y la vida de los demás personas, otra opción es que los infractores paguen con trabajo social y que porten un carnet para que sean identificados.

Heraclio Batista, director de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre subestima el monto de las multas impuestas a los conductores de diablos rojos, “sólo un 20% de la multas corresponde a ese sector transporte, el resto que es el 80% es del individuosciviles.

Se estima que diariamente se producen 60 colisiones y cada juez de tránsito hacen 40 audiencias por día.